Sariñena cuadriplica su capacidad eléctrica industrial en El Puyalón

El desarrollo industrial de Sariñena es una de las grandes asignaturas pendientes que en los últimos años ha seguido dando pasos. Reivindicado por las empresas instaladas y que incluso ha despertado el interés de nuevas, desde 2008 se ha acometido junto con el Instituto Aragonés de Fomento, una inversión superior a 1,3 millones de euros. La línea eléctrica de media tensión discurre desde la subestación transformadora Sariñena y recorre más de 7 kilómetros de forma soterrada para salvar y respetar medioambientalmente la Laguna de Sariñena.

Durante su visita, el consejero de Industria e Innovación, Arturo Aliaga, señalaba la garantía del crecimiento futuro del polígono industrial El Puyalón. En este sentido, Francisco Villellas, el alcalde, mostraba gran satisfacción por la repercusión en positivo que va a tener para el municipio.

La línea y las instalaciones que lleva aparejadas permiten atender consumos de hasta 2 megavatios y está preparada para acometer futuras ampliaciones si el incremento de la demanda lo requiere por la llegada de nuevas industrias. Para construirla ha sido necesario salvar mediante perforaciones diversas infraestructuras como la vía del ferrocarril, regadíos o carreteras. Lo explicaba técnicamente el responsable de Nuevos Suministros de Endesa en Aragón, José Luis Saldar.

La línea, finalizada y preparada para entrar en servicio inmediatamente, ha sido posible gracias al convenio de colaboración que firmaron para electrificar el citado polígono en 2008 el Instituto Aragonés de Fomento (IAF), el Ayuntamiento de Sariñena y Endesa Distribución Eléctrica, que tuvo continuación en una addenda suscrita en 2013.

Fue en entonces cuando por motivos medioambientales y para proteger la avifauna en un entorno tan sensible como el de la Laguna de Sariñena se decidía rediseñar el trazado, que pasaba a ser subterráneo en su mayor parte. El director general de Endesa en Aragón, Ignacio Blanco, por su parte, hacía hincapié durante la visita en las condiciones medioambientales de este territorio.

Se trata de una línea con 0,3 kilómetros aéreos y 7,2 subterráneos (7,5 km en total) que ha tenido un coste de 1.328.648 euros más IVA, sufragados íntegramente por el IAF, que depende del Departamento de Industria e Innovación del Gobierno de Aragón.

Comentarios