Graus homenajea a Sebastián Romero Radigales, Justo entre las Naciones

Sebastián Romero Radigales

El martes día 17, se llevarán a cabo en Graus una serie de actos para recordar la figura de Sebastián Romero Radigales, nacido en Graus, un 20 de enero del año 1884, cónsul de España en Atenas, y que durante la Segunda Guerra Mundial logró salvar la vida a más de 600 judíos, la mayoría de ellos sefardíes, a los que otorgó nacionalidad española evitando así que fueran deportados y una muerte, casi segura. Precisamente, fue, esta labor, la que hizo que, el pasado verano, Israel reconociera, a este diplomático, como Justo entre las Naciones.

Audio sin título
Audio sin título

Los actos que se llevarán a cabo en Graus contarán con la presencia de Elena Colitto Castelli, nieta de Sebastián Romero Radigales, Isaac Revah, uno de los supervivientes a los que salvó el diplomático grausino y Miguel de Lucas, director general del Centro Sefarad-Israel de Madrid. Serán recibidos por la corporación municipal en el Ayuntamiento a las 14 horas.

Por la tarde, está prevista la visita a Villa Elena o Torre Romero, finca de recreo de la familia, y a la plaza que se está urbanizando, en Graus, en el entorno de la casa parroquial y que llevará el nombre de Sebastián Romero Radigales.

Por último, a las 20 horas, en Espacio Pirineos, se celebrará una mesa redonda sobre la figura de este grausino y el significado de la condecoración recibida.

También, en el Centro Sefarad Israel de Madrid se ha preparado un homenaje que se llevará a cabo la próxima semana.

Su sobrino nieto, Rafael González Estrada-Romero, explicaba, a esta redacción, que, cuando en 1.942 su tío abuelo llegó a una Grecia, ocupada ya por los alemanes, como cónsul, lo primero que hizo fue interesarse por la suerte de la comunidad de judíos sefarditas que vivía en Salónica. Desde entonces, su principal ocupación fue salvar aquellos a los que siempre consideró compatriotas. De hecho, recordaba su ahijado, llegó a haber quejas del embajador alemán por el abuso que, Romero Radigales, hacía de los pasaportes y de la ascendencia sefardita de los judíos.

De la historia del “tío Sebastián” no se hablaba mucho en casa, de hecho, Elena Mur González Estrada, sobrina biznieta, recordaba que fue el abuelo (el padre de tío Rafael) quien se lo contó. Acababa de leer El diario de Ana Frank y le parecía imposible que alguien de su familia hubiera podido hacer algo así. Nos dijeron que no lo contáramos, explicaba.

Sebastián Romero Radigales aunque abandonó pronto Graus, para estudiar, nunca olvidó sus raíces. De hecho, durante su etapa de cónsul en Grecia, pasaba los veranos en Graus. Una vez jubilado se fue a vivir a Madrid donde falleció en los brazos de su sobrino Rafael.

Comentarios