El Ministerio Fiscal pide la absolución de Jacobo Morlán en su juicio por intromisión al honor contra Elboj y Felipe

Ha quedado visto para sentencia el juicio que se celebraba, este martes, en el Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción número 1 de Huesca, por el que se veía la demanda presentada por Fernando Elboj y Luis Felipe, contra Jacobo Morlán, en la se le pedía que pusiera fin a la intromisión ilegítima en su intimidad personal y honor, y que declarase que ambos no habían realizado una caza de brujas contra él, ni habían ocultado datos, ni habían formulado ninguna denuncia, tampoco falsa, contra él. La fiscal pedía, al término de la sesión, la absolución del demandado, al entender que no había habido injurias por parte de Morlán ni de su abogado, Ricardo Orús, contra los demandantes, y que era incluso una defensa que ejercía de forma pública frente a todos los comentarios surgidos en la ciudad. Añadía que la libertad de expresión está por encima del derecho al honor.

En el juicio se intentaba dilucidar, principalmente, si las declaraciones de Ricardo Orús a varios medios de comunicación, ya fuera transcribiendo sus palabras en diversas noticias, o en sendas entrevistas en Radio Huesca y Huesca Televisión, constituían una defensa de la libertad de expresión o una intromisión al derecho al honor.

El abogado de Elboj y Felipe, José Manuel Aspas, incidía en que con todas esas declaraciones se había producido una intromisión ilegítima en su intimidad personal y honor. Por su parte, el abogado de Jacobo Morlán, Ricardo Orús, apelaba a la libertad de expresión, e incidía en que él, en sus declaraciones, siempre habló del Ayuntamiento, en general, por lo que no sabía por qué el ex Alcalde y el ex concejal de Seguridad Ciudadana se sintieron aludidos.

Por su parte, la representante del Ministerio Fiscal pedía la absolución del demandado al entender que las citadas declaraciones no eran injuriosas, y no habían atentado contra el honor de los demandantes, al tiempo que consideraba que se podían entender como libertad de expresión e incluso como una defensa pública que se había ejercido frente a los demandantes e incluso a la ciudad, que durante meses había hablado de Morlán y todo lo sucedido.

Elboj y Felipe (que no acudían al juicio) pedían al juez que se publicara la sentencia en los medios locales, cuando se produjera, y que se condenara al demandado, Jacobo Morlán, a pagar un euro a cada uno de ellos, (una indemnización simbólica, porque a los demandantes no les movía ningún afán económico) en concepto de indemnización por daños morales sufridos. Por su parte, la parte de Jacobo Morlán pedía su absolución.

Con este juicio finalizan ya todos los procesos que, en los últimos años, se han venido llevando, ya sea penal o administrativamente, contra Jacobo Morlán.

Comentarios