Se retiran las tarjetas amarillas mostradas a tres jugadores del At. Monzón en el partido contra el Teruel

Atlético Monzón Teruel fútbol 14/15

El Juez Único de Competición y Disciplina Deportiva de Tercera División rectifica las decisiones arbitrales tomadas en el partido disputado el pasado domingo (15 de marzo) entre el Atlético de Monzón y el C.D.Teruel y retira tres tarjetas amarillas mostradas a Lasús, Valencia y Marcio.

La rectificación llega tras estudiar las alegaciones presentadas por el Atlético Monzón, a la vista del acta arbitral, remitidas en tiempo y forma contra lo allí recogido, y visionada la prueba videográfica de que se vale el club:

En primer lugar, anula la amonestación mostrada a Cristian Lasús en el minuto 44 por, supuestamente, retardar la puesta en juego del balón, tras una falta. Según el acta, con el visionado de las pruebas aportadas resulta palmario que el jugador amonestado en ningún momento intenta retardar la puesta en juego de balón sino que más bien resulta objeto de empujón por parte de un jugador rival consecuencia del cual se produce, de manera involuntaria, la acción sancionada por el árbitro.

También anula la cartulina amarilla que sacó a Carlos Valencia en el minuto 55 “por encararse con un contrario, sin llegar al insulto o la amenaza”. “Nada más lejos de la realidad. En las imágenes aportadas no se aprecia en absoluto conducta sancionable en el jugador sino, más bien al contrario, éste mantiene una actitud de calma ante la provocación de un jugador adversario”.

En cuanto a la amonestación mostrada en el minuto 86 a Marcio “por encaramarse a la valla de publicidad tras la consecución de un gol, abrazando y siendo abrazado por la multitud”, también es retirada. Según se recoge en el informe, “de nuevo nos encontramos ante un error del colegiado pues, de las imágenes aportadas se comprueba, sin ningún género de dudas, que el jugador amonestado no realiza la acción por la que es sancionado.

Finalmente, el colegiado detalla en el acta que en el minuto 86, tras el primer gol local, “un grupo de aficionados situados en la grada lateral, comenzó a propinar patadas y golpes con la mano, a la parte superior del banquillo visitante, teniendo que salir de esté varios jugadores y técnicos. La Guardia Civil hace acto de presencia, colocándose en ambos lados del banquillo por prevención, sin llegar a mayores el incidente”.

Sin embargo, tras visualizar las imágenes presentadas por el club, el juez determina que “ni los miembros del C.D. Teruel abandonan el banquillo como consecuencia del incidente ni es la Guardia Civil la que interviene para finalizar el suceso, sino personal propio del club quien acude con presteza para ello, no siendo, además, a nuestro juicio, el ánimo de los agentes agresivo”.

En este sentido debemos aclarar que la actividad sancionadora no es una labor discrecional, sino una actividad típicamente jurídica o de aplicación de las normas, lo cual permite un control total del supuesto de hecho que, en cada caso particular es objeto de un enjuiciamiento y ese control se debe efectuar en muy buena medida a través del principio de proporcionalidad.

Comentarios