Aragón pone en marcha una tecnología pionera en España para tratar el cáncer de mama

En el cáncer de mama, la radioterapia es una parte esencial del tratamiento. El objetivo es el uso de técnicas que permitan combinar una mayor eficacia para erradicar las células tumorales con un menor riesgo de efectos secundarios. En esta línea se enfocan los últimos avances tecnológicos y uno de los más sofisticados es la Radioterapia Intraoperatoria. Aragón cuenta desde ahora con un nuevo equipamiento, único en nuestro país, que mejora estas expectativas para los 750 casos de cáncer de mama que se registran anualmente.

El nuevo equipamiento que ha adquirido el Hospital Universitario Miguel Servet (HUMS), en régimen de renting para cuatro años (650.760 euros, IVA incluido), está diseñado para desarrollar radioterapia intraoperatoria de mama, entre otras aplicaciones. Este aparato, el primero que llega a nuestro país y que requiere de la autorización del Consejo de Seguridad Nuclear, permite administrar la radiación ionizante justo en el lecho del tumor, en la mama. A la paciente se le extirpa el nódulo en quirófano y acto seguido, en el mismo quirófano, se le irradia la zona donde estaba el tumor para eliminar posibles restos de células malignas. De esta forma se intenta evitar que esas células vuelvan a multiplicarse y se reproduzca el cáncer.

Para irradiar esa zona, se introduce un pequeño globo, que en su interior contiene un microtubo de rayos X, dentro del pecho y justo donde se ha extirpado el tumor. Entonces se emite la radiación. Luego, se retira ese globo y se cierra la herida.

El tiempo de radiación oscila entre los 12 y los 15 minutos, lo que equivale a cinco semanas de tratamiento en el acelerador de electrones (28 sesiones). De esa forma, la mujer ya operada no tiene que volver al hospital para someterse a sesiones en Oncología Radioterápica. Se evitan molestias para ella ya que en un solo día recibe todo el tratamiento.

Actualmente ya existen varias técnicas de radioterapia interna. La diferencia con la tecnología pionera es que con la máquina recién adquirida en el Servet, la radiación se emite a través de un microtubo de rayos X. Ello supone, que sin corriente eléctrica no contiene ningún elemento radiactivo.

UN 30% DE LAS AFECTADAS PODRÁN USAR ESTA NUEVA TECNOLOGÍA

En Aragón se diagnostica entre 750 y 800 casos anuales de cáncer de mama. Se estima que un 30% de estas mujeres puede beneficiarse de la nueva tecnología, que está indicada para tumores que reúnen unos determinados criterios, como un tamaño menor a dos centímetros, y otras características genéticas, de localización… Además, las aplicaciones de esta máquina son mayores ya que el mismo aparato se va a poder utilizar para radiar tumores ginecológicos y administrar tratamientos superficiales de piel.

Pero antes de iniciar los tratamientos, es preciso que un equipo de profesionales del Hospital se forme en Oporto y California, donde tienen experiencia al respecto.

Comentarios