UAGA exige que se tome en serio a los fruticultores aragoneses

A las puertas del comienzo de la campaña de la fruta, la situación económica de los fruticultores es complicada, debido a los bajos precios que hubo durante la campaña 2014, provocados por el veto ruso, una bajada del consumo de frutas y una maduración del melocotón y la nectarina muy igualada entre las diferentes variedades que pusieron “todo el producto” a la vez en el mercado. UAGA está sorprendida por las declaraciones vertidas por el Consejero de Agricultura en las Cortes, afirmando que la facturación sólo ha bajado un 8,8%, y que “las pérdidas han sido mínimas” en el sector. Por ello, la organización agraria demanda créditos blandos ya, y que se tome en serio a los fruticultores.

Si realmente hubiese sido así la campaña pasada, la manzana no se estaría vendiendo a 14 cts / kg, ni se hubieran vendido los melocotones entre 15-18 cts/ kg, casi un 50% y un 40 % por debajo de los costes de producción, respectivamente. No habría agricultores que ni si quiera han podado, o pagado los productos fitosanitarios de la campaña anterior, por no decir aquellos que están teniendo dificultades para el acceso a financiación.

Tras la última reunión de UAGA con el Gobierno de Aragón, a principios de febrero, en la que se le trasladaron las reivindicaciones, han pasado casi dos meses y siguen sin resolverse las cuestiones que se plantearon, ni siquiera algunas tan urgentes como los créditos blandos.

UAGA exige al Gobierno de Aragón, que negocie con las entidades bancarias para poder tener acceso los fruticultores a la financiación ya mismo y le recuerda al Sr. Consejero, que además de la aplicación de créditos blandos lo siguiente:

El presupuesto de la UE para 2015 debe prever suficientes recursos para financiar esta crisis sin precedentes que afecta duramente al sector agrícola de la UE. Es necesario de que las administraciones actúen anticipadamente adoptando inmediatamente medidas adicionales, de prevención de crisis, sin esperar a que se produzca ninguna inestabilidad de las cotizaciones y con la suficiente antelación, teniendo en cuenta que la campaña de comercialización, en las zonas tempranas, comenzará en abril con la cereza.

Denegación de nuevas concesiones en el sector de frutas y hortalizas en el marco de acuerdos bilaterales entre la UE y otros países. Preferencia comunitaria.

Se debe evitar la especulación en la cadena, tanto en el ámbito del Estado, como a nivel de la UE, de tal manera que los precios en destino se adecuen con rapidez a la situación de precios en origen y se controlen las caídas injustificadas en productos no afectados.

Devolución del 50% del pago de los seguros sociales, a los agricultores afectados por el veto ruso, desde Agosto a Diciembre del 2014.

Reducción de módulos (IRPF) de todos los sectores agrícolas y ganaderos afectados por el veto ruso, para el año 2014.

Y lo último, pero no lo menos importante, no renunciar a la reapertura del mercado ruso.

Comentarios