Tres casas de Agüero se convirtieron en escenarios de microteatro de Cosecha de Invierno

doña matilde agüero microteatro

Cosecha de invierno tuvo una excelente acogida en Agüero el pasado viernes para disfrutar de la segunda entrega de rutas rurales de microteatro "Obras en casa", con la participación de cuatro compañías, tres de ellas aragonesas (Seis de Trébol, Javier Aranda y Esencia Producciones) y una vasca (Pez Limbo).

Pese a la lluvia, que estuvo presente toda la noche, se encendió la hoguera en la Era Patía para indicar el punto de reunión de los asistentes, donde las Yayas de Cosecha, haciendo gala de su sentido del humor, organizaron los grupos y pusieron en marcha las rutas por los distintos escenarios de la noche: Casa Dude, O Patín y la Herrería.

La lluvia dificultó las intervenciones de animación en la plaza y en las calles, pero no fue óbice para que hubiera una alta participación de público, con espectadores en gran medida procedentes de distintas localidades de la Hoya de Huesca. Un buen número de ellos habían asistido a la primera fase de “Obras en casa” celebrada en anterior viernes en Arguis y repetían en Agüero para completar toda la oferta de microteatro de Cosecha de invierno.

En O Patín los dos jóvenes actores de la compañía zaragozana Seis de Trébol componían una divertida pieza de situación, donde un malentendido en la consulta de un médico da lugar a una disparatada trama que, en varias ocasiones, hizo estallar al público en carcajadas.

También llenaron de risas la consulta de un otorrino reconvertido a fuerza de recortes en ginecólogo en las instalaciones de Casa Dude. Allí los dos actores de la compañía Pez Limbo componen una pieza cómica a partir del hecho surrealista de estar embarazada desde el mundial del Naranjito. Treinta y tantos años de gestación en el que el cigoto se convierte, a través de la ecografía, en un actor más.

El tercero de los espacios, la Herrería, equipada con el fuelle, el yunque y todas las herramientas propias del oficio, era el lugar perfecto para la representación de "El tiranicida" de Javier Aranda. Un muñeco con instinto asesino que igual acaba con una mosca, como con alguien del público. Pese a la apariencia truculenta de la trama, la pieza está plagada de humor y sensibilidad.

Finalmente, el Ayuntamiento de Agüero obsequió a los asistentes con unos platos de chorizo y longaniza, así como unos porrones de vino de tierra en la Herrería, lugar al que la lluvia obligó a convertir en espacio alternativo a la hoguera. Allí las Yayas de Cosecha volvieron a intervenir y dar cuenta de sus dotes de improvisación ante un público que ya las conoce bien, pues fue en esta localidad donde hicieron su primera aparición hace cuatro ediciones cuando se celebró la Fiesta d'Antesmás.

La experiencia del microteatro de “Obras en casa” en Arguis y Agüero, dentro de la programación de Cosecha de invierno, ha tenido una gran acogida y ha demostrado su perfecta adaptación a las características infraestructurales de las pequeñas localidades del ámbito rural de la Hoya, permitiendo también una conexión directa entre público y artistas en espacios singulares que invitan a conocer la localidad y a descubrir pequeños tesoros locales que habitualmente no están accesibles al visitante.

Comentarios