Barbastro celebra con éxito la declaración de Interés Turístico Regional de la Fiesta del Crespillo

crespillo

Más de 12.500 crespillos se repartían en esta tradicional fiesta, en la que el consejero de Economía y Empleo del Gobierno de Aragón, Francisco Bono, entregaba la acreditación de Fiesta de Interés Turístico Regional a la presidenta del Grupo Tradiciones, Elita Davias, y al alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela. El Grupo Tradiciones organizaba el evento con el patrocinio del Ayuntamiento de Barbastro y la colaboración de la Comarca de Somontano y Barbastro Comercio Activo.

GALERIA DE FOTOS

Francisco Bono destacaba que esta declaración “es un paso importante que reconoce el esfuerzo de todas las personas que han trabajado para la creación y mantenimiento de esta fiesta”. Bono afirmaba que ahora se debe intentar conseguir la “catalogación nacional”.

La presidenta del Grupo Tradiciones y el alcalde de Barbastro, Elita Davias y Antonio Cosculluela, mostraban su satisfacción por la declaración de esta fiesta de Interés Turístico Regional y realizaban un balance altamente positivo de esta edición que se celebraba un año más en la Plaza del Mercado en la ciudad del Vero.

En la fiesta del crespillo participaban más de setenta cocineros y voluntarios que desde primeras horas de la mañana elaboraban más de 12.500 crespillos. La jornada estuvo amenizada por los Dulzaineros del Somontano y contaba con la presencia de Mateo Sierra, finalista del concurso televisivo Master Chef y la participación de varios niños que cocinaban crespillos.

El crespillo es un postre típico de Barbastro y el Somontano cuya elaboración difiere de uno a otro cocinero, pero que siempre toma como base las hojas más tiernas de las borrajas. Esta verdura se reboza en una masa elaborada principalmente con huevo, harina, anís y levadura, se fríe y se espolvorea con azúcar o canela. También hay quien le añade el cocimiento de la naranja, e incluso leche.

No se sabe exactamente la procedencia de la palabra crespillo, lo que si se sabe es que se cocinaba este tradicional postre a base de borrajas, leche, harina y huevo, como uno de estos mecanismos para propiciar una buena cosecha sobre todo de los olivos.

Para la elaboración de los 12.500 crespillos se utilizan alrededor de 60 docenas de huevos, 70 kilos de harina, 75 kilos de azúcar, 20 litros de leche, 140 litros de aceite de oliva, 8 botellas de anís, 20 cajas de levadura Royal, 15 cajas de gaseosa, medio kilo de anís en grano, además de 12.500 hojas de borraja.

Comentarios