José Luis Moret apela al sentido común para que no se produzcan desencuentros como el de la verbena de San José

El Delegado Territorrial de la DGA en Huesca, José Luis Moret, cree que se debe aplicar el sentido común para evitar situaciones como las viviendas el pasado sábado en la verbena del Barrio de San José. Recuerda el Delegado Territorial que hay una norma, pero que también permite una interpretación más o menos estricta en según qué circunstancias.

Todo apunta a que una verbena de un barrio permite cierta flexibilidad que, según detalla la asociación de vecinos, no existió el pasado sábado.

Además, fueron vigilantes privados los que impidieron el paso a abuelos con nietos o tíos con sobrinos, llegando a impedir la entrada a las propias mairalesas del barrio, algo que no ha sentado bien en la asociación de vecinos.

Para conocer todos los detalles de lo ocurrido, el Ayuntamiento de Huesca se reúne este martes con la Policía Autonómica, ya que esta semana se puede reproducir una situación similar en la verbena del Barrio de la Encarnación.

La Junta del Barrio de San José, por su parte, se va a reunir para estudiar qué hacer tras lo ocurrido. Hay varias propuestas sobre la mesa, aunque todavía no hay nada claro sobre la postura que la asociación vecinal va a tomar, también con la junta de la Federación de Barrios Osca XXI. Creen que no son tiempos para ir "con el DNI en la boca en unas fiestas de barrio".

La situación que se vivió el sábado por la noche en la carpa de las fiestas de San José no se habría producido si las lonas laterales hubieran estado levantadas, pues no se consideraría recinto cerrado. Lo reconoce la concejal de fiestas de Huesca, Gemma Allué, que insiste en que se cumplió con lo que marca la ley en todo momento.

Comentarios