Turismo, productos agrícolas y servicios, oportunidades de negocio en la República Dominicana

El turismo rural o de aventura, las explotaciones de productos agrícolas de calidad, el manejo de desechos, el suministro de maquinaria y aparatos eléctricos, la gestión de residencias de ancianos, o la creación de escuelas de hostelería, son algunas de las oportunidades de inversión y de negocio que actualmente tienen las empresas en la República Dominicana. Así lo exponía el embajador de España en el país caribeño, Jaime Lacadena, en una jornada informativa en la Cámara de Comercio de Huesca.

“Considero a la República Dominicana un país de grandes oportunidades para la inversión que puede tener interés para las empresas de la provincia de Huesca”, ha recalcado el embajador, quien ha aludido a sus orígenes altoaragoneses. “Se trata de un país abierto, con relaciones intensas y excelentes con España, y que fomenta la inversión y el comercio”, para lo que cuenta con importantes acuerdos comerciales internacionales, entre los que se encuentra un convenio con la Unión Europea.

Lacadena explicaba que este país se encuentra en pleno proceso de modernización. En los últimos años, sus tasas de crecimiento han sido sostenidas (7,3% en 2014), con inflación moderada y una renta per cápita en aumento. Ello ha permitido consolidar una clase media, pese a que persiste una tasa de pobreza del 40% de la población.

La baja presión fiscal, de menos del 14%, el tirón del sector turístico sobre otros vectores como la construcción o el desarrollo de las infraestructuras, o las ventajas de las zonas francas para el establecimiento de actividad, son otros aspectos que hacen de la República Dominicana un país de interés para las empresas españolas.

No obstante, el embajador también advertía sobre posibles dificultades o inconvenientes. Así, recomendaba no precipitarse a la hora de elegir el canal distribuidor del producto que se quiere introducir en el mercado dominicano, así como tener en cuenta siempre el verdadero tamaño del ese mercado: diez millones de habitantes, pero de los que cuatro de cada diez viven en la pobreza.

También llamaba la atención sobre la problemática concreta en aduanas referida a determinados productos. Por ello, ante el posible interés por establecerse en el país americano, se ha puesto a disposición de las empresas. “La Embajada, -señalaba-, está para servir a los intereses españoles, y su oficina económica les puede ayudar, por lo que no duden en expresar cualquier inquietud o problema”.

A la jornada asistían una veintena de empresarios altoaragoneses. Previamente el presidente de la Cámara, Manuel Rodríguez Chesa mantenía una reunión con el embajador en la que intercambiaban opiniones sobre las relaciones económicas entre la República Dominicana y España. Una de las fórmulas para impulsar estas relaciones es ofreciendo información a las empresas sobre las características del mercado dominicano, las ventajas que representa y las oportunidades que puede ofrecer.

Comentarios