El alcalde de Tarbes, detenido y acusado de tres delitos

2004032929 Gtremege.jpg

La prensa francesa afirma que el alcalde de la localidad hermanada con Huesca, Tarbes, Gérard Trémège ha sido acusado de tres delitos, y se le ha impuesto incluso una fianza de 150.000 euros para no entrar en prisión. Después de dos noches detenido, y tras su declaración ante el tribunal de Pau, este jueves se le notificaba su inculpación por favoritismo, apropiación indebida y encubrimiento de tráfico de influencia pasiva en beneficio de empresas locales. Unos hechos que el político galo niega en su integridad. Trémège recurrió esta imputación inmediatamente, por lo que podrá continuar ejerciendo su mandato, a pesar del control judicial al que ha sido sometido.

Trémège, de 70 años, fue detenido en su domicilio en la mañana del miércoles. Un adjunto, un arquitecto y varios jefes de servicio también fueron detenidos, entre ellos Michel Forget, adjunto a la alcaldía y encargado de las obras. La investigación sobre la gestión de la ciudad de Tarbes, más en concreto sobre los mercados públicos, y las sospechas de apropiación indebida, de favoritismo, de corrupción y de blanqueo de capitales se aceleró esta semana. Tras 15 meses de pesquisas, los gendarmes de la sección de investigación de Toulouse, acompañados por la jueza de instrucción de Pau, encargada del dossier, Isabelle Ardeeff, se presentaron en el domicilio del alcalde, en Barbazan-Debat. El primer edil fue detenido y se realizó en su domicilio un registro que duró unas dos horas.

Antes que el alcalde de Tarbes, un arquitecto, Joris Ducastaing, que ha realizado diferentes trabajos para la ciudad, principalmente la renovación del mercado Brauhauban, fue imputado por complicidad y apropiación indebida, favoritismo y tráfico de influencias. Sometido a vigilancia judicial, la juez de instrucción fijó en 30.000 euros el montante de su fianza. Hay que recordar que la fianza para Gérard Trémège se fijó en 150.000 euros, acusado de tres delitos: favoritismo, apropiación indebida y ocultación de tráfico de influencia pasiva.

Enfrentado desde hace quince meses a investigaciones en la alcaldía, y a declaraciones de personas próximas, Trémège ha denunciado habitualmente que es víctima de un complot contra su persona. Ya en septiembre de 2013, el alcalde de Tarbes declaraba a la prensa francesa que se le acusaba de cobrar comisiones sobre los trabajos realizados para la ciudad, pero aseguraba que siempre había sido claro en los anuncios de ofertas y, contrariamente a lo que se decía, no siempre eran las mismas empresas las que se beneficiaban de las obras. Ante las acusaciones que se hacían contra él, Trémège respondía, “Calumnias”.

Comentarios