Desestimada la demanda contra Jacobo Morlán presentada por Elboj y Felipe

Luis felipe Jacobo Morlán Fernando Elboj

La juez del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción de Huesca ha dictado sentencia tras el juicio que se celebró el pasado 17 de marzo, en el que Fernando Elboj y Luis Felipe, pedían a Jacobo Morlán, que pusiera fin a la intromisión ilegítima en la intimidad y en el honor personal, y emitiera una declaración de voluntad en la que reconociera que no había existido una caza de brujas, ni habían ocultado datos ni formulado denuncias contra él. El fallo desestima esa demanda, e impone las costas del juicio a los demandantes.

En su sentencia, la juez se basa en la defensa del derecho a la libertad de expresión, y al de información. En los fundamentos de derecho se estudia el conflicto a resolver entre el derecho al honor de los demandantes y su imagen pública, y el derecho de los demandados a la libertad de expresión y de información, ya que en los textos enjuiciados (noticias y entrevistas en Huesca Televisión, Radio Huesca, radiohuesca.com, Heraldo de Huesca y Diario del Alto Aragón) se publicaban datos y emitían juicios, opiniones y valoraciones críticas sobre Fernando Elboj y Luis Felipe, y su actuación al frente del ayuntamiento de Huesca, mezclando elementos de opinión con otros informativos.

La juez indica que las expresiones que se vertieron en esas noticias, por parte de Ricardo Orús, abogado defensor de Jacobo Morlán, tenían una clara finalidad de crítica a la actuación o gestión de los responsables municipales, pero no son en sí mismas ofensivas ni insultantes, si se tiene en cuenta el contexto social y de función pública en el que se efectuaron, cuando además se ostentaban cargos públicos, con unas actuaciones y responsabilidades públicas, que conllevan una exposición a una crítica mayor que la de un ciudadano que no tenga dicha condición.

Apoyaba su sentencia recordando que el Ministerio Fiscal, en su informe, solicitó igualmente la desestimación de la demanda.

Hay que recordar que, en el juicio, se intentaba dilucidar, principalmente, si las declaraciones de Ricardo Orús a varios medios de comunicación, ya fuera transcribiendo sus palabras en diversas noticias, o en varias entrevistas, constituían una defensa de la libertad de expresión o una intromisión al derecho al honor.

El abogado de Elboj y Felipe, José Manuel Aspas, incidía en que con todas esas declaraciones se había producido una intromisión ilegítima en su intimidad personal y honor. Por su parte, el abogado de Jacobo Morlán, Ricardo Orús, apelaba a la libertad de expresión, e incidía en que él, en sus declaraciones, siempre habló del Ayuntamiento en general, por lo que no sabía por qué el ex alcalde y el ex concejal de Seguridad Ciudadana se sintieron aludidos.

Por su parte, la representante del Ministerio Fiscal pedía la absolución del demandado, al entender que las citadas declaraciones no eran injuriosas, y no habían atentado contra el honor de los demandantes, al tiempo que consideraba que se podían entender como libertad de expresión, e incluso como una defensa pública que se había ejercido frente a los demandantes e incluso a la ciudad, que durante meses había hablado de Morlán y todo lo sucedido.

Fernando Elboj y Luis Felipe pedían al juez que se publicara la sentencia en los medios locales, cuando se produjera, y que se condenara al demandado, Jacobo Morlán, a pagar un euro a cada uno de ellos (una indemnización simbólica, porque a los demandantes no les movía ningún afán económico) en concepto de indemnización por daños morales sufridos. Por su lado, la parte de Jacobo Morlán pedía su absolución.

Comentarios