APUDEPA cree que es un día histórico para el patrimonio y para Aragón

La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés, Apudepa, que asistió al juicio celebrado en Huesca el mes de febrero pasado, ha conocido con enorme alegría y emoción la sentencia que declara nulas de pleno derecho las ventas de bienes de Sijena y que obliga a su reintegración al Real Monasterio. Apudepa quiere manifestar que toma dicha sentencia como una gran noticia no por su repercusión territorial, sino por cuanto supone de reconocimiento a la protección de la integridad de los Bienes de Interés Cultural. La sentencia es, por ello, en primer lugar, una gran noticia para el patrimonio cultural.

De ella pueden alegrarse todas las personas que, como las que conforman Apudepa, consideran que las obras de arte adquieren su pleno sentido en el contexto arquitectónico y cultural para el que fueron concebidas. Así las cosas, en opinión de Apudepa, en el ámbito museístico se debe abrir una importante reflexión sobre el grado de desposesión al que se ha venido sometiendo al territorio y al medio rural, sin perjuicio de reconocer la labor protectora muchas veces realizada.

El Real Monasterio de Santa María de Sijena es uno de los bienes capitales de la historia de la Corona de Aragón. Como tal, merece toda la atención y la protección de las administraciones públicas y de la ciudadanía. Pero, además, Apudepa desea llamar la atención sobre el hecho de que el monasterio es, también, una de las heridas culturales abiertas más importantes de entre las causadas por la Guerra Civil. Como tal, la Asociación reclama que le sean aplicadas las medidas reparadoras que toda política de memoria histórica debería contener. De la misma manera que se ha resuelto felizmente la vergonzosa incautación de los documentos de la Generalitat republicana, cuyo legítimo propietario ha podido recuperar la posesión con toda justicia, en ejecución de una medida reparadora que esta Asociación aplaudió y aplaude con entusiasmo, el ataque sufrido por el monasterio en 1936 debe ser igualmente reparado, de modo que en lo posible se recupere su integridad artística, arquitectónica y cultural del bien.

La Asociación considera que solo la reunión de todos los bienes del Real Monasterio en su lugar original puede explicar a la ciudadanía el trascendental papel histórico jugado, en diversas épocas, por un bien que, en opinión de Apudepa, es patrimonio de la Humanidad.

Esta asociación quiere recordar también, como ha venido haciendo durante toda su existencia, que, al margen de los que son objeto de la sentencia, existen muchos otros bienes del Real Monasterio actualmente dispersados, algunos de ellos en Huesca, Zaragoza, Toledo o Madrid. La Asociación solicita a la Diputación General que prosiga con la intervención necesaria en el Real Monasterio para la pronta recuperación de la tan ansiada integridad del bien.

La Asociación desea, por último, trasladar su efusiva felicitación a la Diputación General y al Ayuntamiento de Villanueva de Sijena, y en especial a sus letrados. Además, Apudepa desea reconocer la labor realizada en este aspecto por el abogado Jorge Español, a quien traslada la más sincera enhorabuena.

Comentarios