Cada parado de larga duración, una historia, un drama personal

Los últimos datos del mes de marzo arrojan que en la actualidad en la provincia de Huesca son un total de 1.058 los parados de larga duración. De ellos cerca de la mitad son menores de 25 años. Álvaro tiene 29 y lleva seis años buscando trabajo y tan sólo 41 días cotizados a lo largo de su vida. Nunca ha cobrado el paro y sigue viviendo con sus padres ante la imposibilidad económica de emanciparse.

Este joven de Huesca representa una de las muchas historias y dramas personales que se esconden tras cada uno de los más de un millar que se encuentran en una situación similar, si no peor. Afortunadamente, asegura, no tiene cargas familiares. A punto de cumplir los 30 y sin la posibilidad de poder crear un proyecto de vida, el desánimo es constante, a pesar del apoyo que le brinda la familia y amigos.

A lo largo de estos años ha ido trabajando haciendo sustituciones de tres o cuatro días. También ha aprovechado para formarse en áreas que podían tener algún tipo de salida, ya que sólo cuenta con los estudios básicos de la ESO (Educación Secundaria Obligatoria). Sin embargo, atribuye a la falta de experiencia laboral el principal motivo para no acceder a un puesto de trabajo.

Álvaro, como cualquier joven con o sin formación, sólo pide una oportunidad que le permita acceder al mercado de trabajo, asentarse y poder llevar a cabo una vida plena que le permita, como muchos jóvenes de su edad, independizarse y formar una familia, algo que en estos momentos ni se plantea.

Durante estos años reconoce que ha perdido la cuenta de los currículums que ha enviado, una media de 10-15 a la semana, sin obtener respuesta alguna por parte de las empresas a las que se ha ofrecido, ya sea de forma presencial o a través de Internet. De momento no se ha planteado salir fuera en busca de un trabajo, aunque es algo que no descarta si la situación no cambia.

Comentarios