Campaña “Multiplícate X2” de Cáritas, para contribuir con esta ONG a través de la Renta

Ante el inicio de la campaña del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, Cáritas Diocesana de Huesca se une a la campaña que promueve Cáritas Española bajo el lema “Multiplícate X2”, invitando a todos los contribuyentes a marcar con X las dos casillas de la declaración del IRPF destinadas al sostenimiento de la Iglesia Católica y a otros fines sociales. Se trata de ejercer el derecho, que la ley otorga al contribuyente, para poder determinar el destino que quiere dar a una pequeña parte de su impuesto, el 0,7 % para cada una de esas dos finalidades, de manera que, si no ejercita ese derecho, será la Administración del Estado la que destine la totalidad de sus impuestos a otras finalidades distintas, quedando aquellas sin recurso alguno.

Cáritas recuerda que el marcar las dos casillas no implica, por tanto, que el contribuyente tenga que pagar más, o que le devuelvan menos de lo que le corresponda, sino simplemente manifestar su voluntad de que esos pequeños porcentajes de su cuota tributaria se destinen a esas dos finalidades. Dejarlas en blanco, puede suponer que hace una dejación de su derecho y que tanto la Iglesia Católica como las instituciones sociales se queden sin recurso alguno.

La aportación tributaria para el sostenimiento de la Iglesia Católica constituye un recurso indispensable, que no cuesta nada al contribuyente, y que permite a la Iglesia ejercer su misión espiritual de promover la fe, el amor y la esperanza en una sociedad tan necesitada de espiritualidad como la nuestra.

La aportación para otros fines sociales nutre fundamentalmente a organizaciones y entidades de carácter social, sin fines de lucro, que atienden a sectores desfavorecidos de la sociedad y a proyectos sociales de nuestro entorno que resultan indispensables, especialmente en épocas de crisis. Cáritas Diocesana de Huesca recibió por esta aportación en 2014 más de 600.000 €, lo que supone un tercio de todos sus ingresos anuales, por lo que una sensible disminución de su cuantía pondría en serio peligro la continuidad de su gestión.

Y, sin embargo, a pesar de la sencillez y del nulo coste que supone el marcar ambas casillas, son muchos los contribuyentes que las dejan en blanco. En la provincia de Huesca, en el año 2014, con un total de 112.779 contribuyentes declarantes por el IRPF, el 21% marcó exclusivamente la casilla de Iglesia y el 36% exclusivamente la de fines sociales, mientras que solo el 17% marcaron ambas casillas. Por el contrario, el 62% dejó en blanco la casilla destinada al sostenimiento de la Iglesia Católica, el 47% la casilla para otros fines sociales y el 26% no marcó ninguna. Ello significó que en Huesca la Iglesia Católica no consiguiera el 55% de la asignación potencial que hubiera podido alcanzar, y que las entidades dedicadas a fines sociales no obtuvieran el 45% de su asignación potencial, cuyas cantidades (del orden de 1.300.000 y de 1.100.000 € respectivamente) pasaron a engrosar el presupuesto del Estado para financiar a las Administraciones públicas. A escala nacional, esas cifras habrían supuesto duplicar prácticamente la asignación para cada uno de aquellos fines.

Comentarios