Ejemplos de la imagen ligada a la educación religiosa, en el Centro Cultural de Ibercaja

En las sociedades anteriores al s.XX la imagen siembre ha acompañado a la palabra como medio de transmisión en los diferentes niveles educativos. En el ámbito occidental europeo la educación en los principios de la religión constituye, con las diferentes expresiones del mundo del arte, la manera didáctica de transmisión cultural de ese dogma. En torno a esta idea se ha construido la exposición “La imagen en la educación de la religión”, que puede verse hasta el 14 de mayo en el Centro Cultural de Ibercaja en Huesca.

Fotografías de la primera comunión, cuadros de imágenes religiosas que llenaban las casas hace no tantas décadas, o la hornacina de San Antonio que viajaba de casa en casa con la devoción de quienes la cuidaban. Estos son algunos ejemplos de la religiosidad popular que ha recopilado Rafael Giménez, quien fuera director del museo pedagógico de Huesca, y que junto a las láminas que usaban muchos colegios para enseñar religión forman una exposición que demuestra la unión entre imagen y religión. Una parte de esta muestra la forman láminas de 1913 que pertenecen al archivo de San Pedro. En ocasiones se exponen junto a pinturas románicas o capiteles que explican ese mismo episodio bíblico, y que dan un ejemplo de que la imagen ha estado presente, de una u otra forma, en la difusión de la historia de la religión.

La colección particular de Rafael Giménez y la aportación de los fondos de la Asociación Obreros de San Pedro han reunido una nutrida muestra de cuadros, reliquias cotidianas o láminas de la editorial Vilamala realizadas por los pintores Joan Llimona y Dionisio Baixeda.

Comentarios