La Unidad Canina Antiveneno realizó 37 actuaciones en la provincia de Huesca

El hecho de que en la primera década del siglo se recogieran en la Comunidad Autónoma cerca de 600 ejemplares de distintas especies incluidas en el Catálogo de Especies Amenazadas de Aragón, afectadas por envenenamiento, justificó que en el año 2011 el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón pusiera en marcha en el marco del proyecto Life ANTIDOTO junto al Parque Nacional del Gran Sasso y Montes de la Laga y la Junta de Andalucía una medida innovadora contra el uso ilegal de venenos en el medio rural, la Unidad Canina Antiveneno.

La Unidad Canina está compuesta por 5 perros especialmente adiestrados en la búsqueda de cebos envenenados y su guía, que ayudan a los Agentes para la Protección de la Naturaleza (APNs) en su trabajo diario contra el uso ilegal de venenos.

“La Unidad -afirma Pablo Munilla, director general de Conservación del Medio Natural del Gobierno de Aragón- desempeña, principalmente, dos tipos de trabajo. Por un lado, las salidas programadas hacia destinos donde se sospecha que se han utilizado venenos y, en otras ocasiones, las salidas son de carácter preventivo. Hay también salidas de urgencia en cualquier día y a cualquier hora del año cuando la utilización del veneno es un hecho”.

Los venenos afectan a diferentes especies de fauna salvaje: aves, carnívoros, roedores y a la fauna doméstica como mascotas o perros de caza, que también pueden ingerir estos cebos.

La patrulla canina es manejada por un guía adiestrador que, junto a los perros, siempre sale al campo acompañado de uno o varios APNs, garantes de que, en caso de encontrar cebos envenenados o animales muertos o heridos por haberlos ingerido, las muestras se recogen con las adecuadas cautelas, teniendo en cuenta que pueden constituir pruebas concluyentes en un procedimiento administrativo sancionador o incluso en la vía penal, ya que la utilización de venenos está tipificado como delito contra la fauna por el Código Penal..

Hasta ahora, la Unidad Canina ha realizado 176 salidas a lo largo de la Comunidad Autónoma de Aragón. Cabe destacar la colaboración la Unidad con Comunidades Autónomas vecinas (Castilla-León, La Rioja y Navarra), que han solicitado la participación de la patrulla canina aragonesa en varias ocasiones de manera urgente. “Hay que decir que el trabajo ha satisfecho sobradamente las expectativas de quienes han demandado nuestra colaboración”, indica Pablo Munilla.

De estas salidas, 119 fueron “preventivas” y 57 se consideraron “urgentes”. Por provincias, el reparto fue el siguiente: Zaragoza (86), Huesca (37) y Teruel (46).

La actividad habitual de la Unidad Canina se enmarca en un amplio conjunto de actuaciones para la erradicación del uso ilegal de venenos en el medio natural en Aragón, entre las que se debe destacar la actividad diagnóstica de identificación de los supuestos casos de envenenamiento desarrollada en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre y la realización en laboratorio especializado de análisis toxicológicos en todos los supuestos de envenenamiento que puedan, en su caso, confirmar la existencia de un posible delito.

En los últimos tres años se han analizado 325 muestras sospechosas de contener algún tipo de compuesto venenoso. Cada muestra se somete a minuciosos análisis que conllevan el empleo de diferentes metodologías y pruebas diagnósticas dirigidas a la detección de una cada vez más amplia gama de productos susceptibles de provocar intoxicaciones en la fauna de forma intencionada o por un manejo o utilización inadecuada.

Comentarios