Fructífero intercambio escolar entre Monzón y Wels

Un grupo de 19 alumnos del Colegio Sto. Domingo Savio de Monzón, acompañados por las profesoras Cristina Pérez y Montse Vilas, viajaban a Austria para participar en un intercambio con un colegio austriaco de la ciudad de Wels. Ésta es la primera parte del intercambio, ya que los jóvenes austriacos devolverán la visita en el mes de octubre.

Además de conocer el funcionamiento de un colegio en otro país, el grupo realizó numerosas excursiones. El primer día, aterrizaron en Viena y visitaron los lugares más emblemáticos de la ciudad imperial: el palacio de invierno, el Parlamento, el Ayuntamiento, la Catedral y la Ópera. Algunos alumnos degustaron la típica tarta Sacher en la pastelería original donde un pastelero vienés la elaboró por primera vez. Después, tras llegar a Wels, los alumnos fueron acogidos por las familias.

Durante la segunda jornada por la mañana conocieron la ciudad de Wels acompañados de una profesora austriaca, que iba dando las pertinentes explicaciones. Tras comer en el colegio una típica comida vienesa con salchichas y tarta incluida, se dirigieron a Mathausen. El campo de concentración despertó el interés de los alumnos, que tuvieron la oportunidad de reflexionar sobre el horror nazi.

El tercer día viajaron a Salzburgo, ciudad natal de Mozart. El tiempo fue excelente y pudieron disfrutar de su catedral, parques, plazas, músicos callejeros...

Al día siguiente, visitaron Linz, una bella ciudad de más de 200,000 habitantes. Por la tarde, en el colegio, prepararon la European Evening, en la que los alumnos austriacos que participen en el intercambio y sus respectivas familias fueron informados de su futuro viaje a Monzón; se les mostró la ciudad y las excursiones que aquí realizarán, mientras que las profesoras tuvieron la oportunidad de hablar con las familias, resolver sus dudas y darles la información que solicitaban.

Finalmente, el último día se despidieron de sus amigos austriacos y se dirigieron a Viena para volver a España con la maleta llena de buenos recuerdos y momentos, y con la ilusión de que llegue octubre para volverlos a ver.

La valoración realizada por los alumnos españoles fue muy positiva, puesto que tuvieron la oportunidad de conocer otro país, otra cultura, y otro modo de vida. Les resultó una experiencia muy enriquecedora, y por ello, se la recomiendan a sus compañeros para el próximo curso.

Desde el colegio quieren agradecer la colaboración de las familias, que gracias a su interés por enviar a sus hijos y acoger a los alumnos de intercambio, hicieron posible esta gran experiencia.

Comentarios