Los trabajadores de Emergencias piden "coherencia" a los representantes políticos de Jaca

Los trabajadores de Emergencias del Ayuntamiento de Jaca piden “coherencia y sentido común” a los representantes políticos en relación a la regulación de este servicio. A través de un comunicado hacen un llamamiento para que no se les “ignore” y se ponga en valor su “capital humano y material”. Acusan a algunos políticos de “estar más pendientes de las directrices de partido que se les marca desde sus sedes regionales que de las necesidades reales de los ciudadanos”. Emiten este comunicado a raíz del último pleno, en el que se debatió a cerca de la modificación de su reglamento, paralizada desde hace año y medio.

Los trabajadores de este servicio critican el desarrollo de ese debate y subrayan que la modificación “no van más allá del cambio de nombre, la creación de una plaza de Jefe de Unidad del Servicio y la posible ampliación de diez a doce los miembros del Servicio”. Consideran que no tiene nada que ver con la Ley del Fuego aprobada por el Gobierno de Aragón, que habla de la reestructuración de los servicios de extinción de incendios en la provincia, y em torno a la que giró finalmente el debate en el último pleno.

Estos trabajadores municipales recuerdan que desde que se creó el servicio han atendido “multitud de incendios, accidentes de tráfico, inundaciones, evacuaciones, etc. No solo en la ciudad de Jaca sino también en el resto de la Jacetania, demostrando en todas ellas una gran profesionalidad y dedicación”. Además, han participado en simulacros conjuntos con otros parques de Bomberos y Servicios de Emergencia, el 112 SOS Aragón les encuadra como Servicio de Bomberos de la zona y la Diputación Provincial de Huesca, que es quien debería prestar este servicio, les apoya con subvenciones al igual que UNESPA (patronal de seguros), que contribuye a la adquisición de material o vehículos contra incendios.

Sus funciones están reguladas por un reglamento aprobado en el pleno municipal en 1994 y que posteriormente fue modificado en 2007. Según recuerdan los propios trabajadores, no solo regula las actuaciones, sino también el acceso al Servicio de Emergencias o las funciones de los miembros que lo componen.

En su comunicado, subrayan que el Servicio de Emergencias municipal “está funcionando desde hace décadas y que entre sus funciones están las de atender las posibles incidencias de la ciudad tales como fugas de agua en la red de agua potable, averías en el alumbrado público, caída de ramas o arboles e inundaciones, así como la extinción de incendios, salvamento y excarcelación en accidentes de tráfico”.

Comentarios