Mª Josefa Yzuel y el padre Damián reciben el reconocimiento unánime y emotivo de Jaca

Jaca presume desde este miércoles de tener un nuevo “Hijo Adoptivo” y una “Hija Predilecta”. El padre escolapio Damián Bello y la científica María Josefa Yzuel recibían estos reconocimientos en un emotivo acto en el Salón de Ciento del Ayuntamiento totalmente lleno, con la presencia de representantes de instituciones y ciudadanos. Estos nombramientos recibían el apoyo unánime de todos los grupos políticos, que ensalzaban la relevancia para la ciudad de estos dos personajes.

Del padre escolapio Damián Bello destacaban en los distintos discursos sus valores humanos y su labor educativa entre los jacetanos más jóvenes durante sus 50 años en Jaca, especialmente en el fomento de la práctica del esquí y en la modernización de las Escuelas Pías. En el acto también estaban presentes representantes del pequeño pueblo turolense del que procede. El padre Damián agradecía la recogida de firmas por parte de un grupo de mujeres de Jaca y aseguraba que lleva la ciudad altoaragonesa “tatuada”.

La científica Mª Josefa Yzuel, primera mujer en ocupar una cátedra de Óptica en la Universidad española y merecedora de diversos galardones a nivel nacional e internacional durante su carrera, aseguraba que el nombramiento de “Hija Predilecta de Jaca” es para ella “el reconocimiento más importante”. Además de su trayectoria profesional, los portavoces políticos ensalzaban cómo “ha paseado el nombre de la ciudad por todos los foros científicos en los que ha participado durante sus cincuenta años de carrera”, tal y como argumentó el Centro de Iniciativa y Turismo (CIT), que la propuso como candidata a este galardón.

Como es habitual, estas distinciones se otorgaban en torno a la fiesta del Primer Viernes de Mayo. Estos dos títulos están recogidos dentro del reglamento de Distinciones y Honores, aprobado durante este mandato. En el caso de “Hijo Predilecto”, para personas nacidas en Jaca, es la primera vez que se concede. Las últimas distinciones entregadas fueron, el año pasado, al historiador Domingo Buesa y a la Congregación de las Madres Benedictinas con más de 500 años de presencia en la ciudad.

Comentarios