La junta de Etuksa acuerda negociar la compra de acciones por parte de un grupo de empresarios zaragozanos

Candanchú esquí esquiadores

Los accionistas de Explotaciones Turísticas de Candanchú (ETUKSA) celebraron junta general. En ella conocieron la oferta de compra de la mayoría de las acciones del grupo liderado por las familias de empresarios zaragozanos Yarza, Alierta y Forcén, por valor de 2,25 millones de euros. La Junta acordó aceptar la negociación con este grupo de empresarios zaragozanos

Los actuales miembros del Consejo de Administración serán los encargados de negociar la compra de acciones, por un lado con los actuales accionistas y por otro lado con los empresarios zaragozanos que han presentado la oferta de compra.

En mayo ETUKSA deberá hacer frente al segundo pago de deuda después de salir en 2013 del concurso de acreedores presentado un año antes. En la actualidad, la deuda de la estación ronda los 6 millones de euros y según el plan de viabilidad establecido hace dos años, cada mes de mayo debe hacer frente al pago de 700.000 euros a sus acreedores, con el objetivo de subsanar la deuda en diez años.

Cabe recordar que en febrero dimitía el presidente del Consejo de administración de ETUKSA y dos consejeros de su misma corriente. Desde entonces, la estación, tiene un consejo provisional formado por cuatro consejeros y se trabaja en sala de máquinas, por parte de los accionistas, para intentar llegar a pactos que permitan garantizar el futuro de la estación decana de España.

Se ha especulado con varias opciones: la fusión con Astún, seguir en solitario, o la incorporación al grupo Aramón. Y todo en pleno anuncio de Aramón de abrir a empresarios aragoneses el capital del holding de la nieve.

Los miembros de ETUKSA han evitado hacer declaraciones, excepto Ramón Navarro, uno de los consejeros que dimitieron en febrero, que escribía en las redes sociales un comentario en el que denunciaba las trabas que ha tenido el consejo para trabajar en el relanzamiento de la estación, en la búsqueda de nuevos inversores y la falta de lealtad con el territorio.

Comentarios