El equipo sénior de fútbol sala femenino ofrece su Copa a Sariñena

Las jabatas

Las jugadoras se proclamaban campeonas de la clasificación y celebraban su ascenso en casa en el último partido de liga, que no llegaban a competir por la no presentación del Eternal Promises debido a las lesiones que acumulaban las zaragozanas. Un amistoso con compañeras de Huesca servía para poner la guinda y las gotas de sudor a la celebración con carroza incluida bajo el lema “Campeonas”. En su primer año de competición estas chicas no se pueden creer su paso a la historia del fútbol sariñenense.

Son las primeras monegrinas que logran el ascenso a Primera Autonómica. Cuando comenzaron a jugar no se podían llegar a creer su paso triunfal por la clasificación del grupo 2 de Segunda Autonómica ya que son chicas de muy diversas edades, desde los 14 hasta los 36 años, y muchas de ellas estudiantes en Huesca o Zaragoza y que tienen pocas oportunidades para entrenar. Han ganado 20 partidos y tan solo cuentan con un empate y una derrota en la temporada. La Escuela de Futsal Club Deportivo Sariñena está muy satisfecha de su equipo femenino.

Aunque certificaron su ascenso hace unas semanas, el de este sábado era el día de la celebración y para compartir con los suyos. Con muchas sorpresas preparadas por la Escuela y la afición incansable, que las apoyaba durante toda la liga haya dónde fueran.

Recogían la Copa de la mano del presidente del Club Deportivo Sariñena, Ángel Carilla. Ellas lo celebraban con mucha emoción y la ofrecían a la grada. El paseíllo con la carroza por las calles de Sariñena era una auténtica fiesta, que les llevaba hasta el Ayuntamiento, donde alcalde, Francisco Villellas y el concejal de deportes, Enrique Martínez, les entregaban una placa conmemorativa. Aseguraban que era un triunfo deportivo más para el pueblo, que ya vivió el ascenso del CD Sariñena a 2ªB, el del Peñas Sariñena a Primera Regional hace tan sólo un año con una temporada brillante y ahora las féminas de fútbol sala. Hacían su ofrecimiento también en la iglesia parroquial a la Virgen de Las Fuentes.

De todo esto, confiesan que les hace mucha ilusión dar continuidad a su proyecto y que otras chicas que sientan la misma pasión por el fútbol puedan jugar como lo han hecho ellas.

Estas jugadoras, llamadas las jabatas, que junto con sus entrenadores José Gallego y Alberto Bernad, son una gran familia, han pasado ya a la historia del fútbol monegrino. Ahora queda esperar e iniciar con la misma ilusión la temporada en Primera Autonómica.

Comentarios