Cáritas por Nepal

La red internacional de Cáritas ha movilizado todas sus estructuras de respuesta a las emergencias para apoyar la operación puesta en marcha por Cáritas Nepal para prestar auxilio a los damnificados por el terremoto de magnitud 7,9 que afectó el pasado sábado a Katmandú y Pokhara, las dos principales ciudades del país, y que ha causado también importantes daños en las zonas fronterizas de Tíbet y el norte de la India.

Hay miles de víctimas –los informes oficiales hablan ya de más de 3.800 fallecidos y más de 6.500 heridos; los daños estructurales en Katmandú son extensos.

Varios miembros de la red Caritas Internationalis, que se encontraban presentes en el país asiático en el momento del seísmo, han sumado de forma inmediata sus esfuerzos a los equipos de rescate de Caritas Nepal. La coordinadora de programas de Caritas Australia para Nepal, que está en Katmandú, ha explicado que "nunca había visto tanta devastación. Mientras que las calles están dominadas por el caos y llenas de gente que intenta encontrar amigos y seres queridos, la ciudad está paralizada, con edificios destruidos, calles bloqueadas, cortes eléctricos y réplicas constantes".

Los expertos de Cáritas en el terreno, además de llevar a cabo las primeras evaluaciones sobre cuáles son las necesidades más urgentes, han comenzado ya a ofrecer la primera respuesta de emergencia a los supervivientes. A lo largo del domingo, Caritas Nepal distribuyó 50 lonas para familias que se habían quedado sin techo y tenían que pernoctar al aire libre.

"Las operaciones de rescate son las principales prioridades en este momento. Muchas personas han perdido sus hogares y están en las calles o en espacios abiertos, expuestos a las bajas temperaturas nocturnas. A todos ellos intentamos proporcionarles alimentos de primera necesidad y refugio temporal", ha informado el director de Caritas Nepal desde Katmandú. "Desde mediodía del sábado se han producido 66 réplicas menores, que se han visto seguidas hoy por otro fuerte temblor, lo que es un fenómeno raro en un período tan corto. El daño causado por este último terremoto va a ser devastador", ha añadido.

El seísmo ha causado el colapso de muchos edificios de la capital, sobre todo en el extrarradio, donde se encuentran los barrios más pobres. Todos los centros médicos están saturados y se atiende a los heridos en la calle. Las comunicaciones se han visto gravemente afectadas y el funcionamiento de los teléfonos y de internet es, cuando menos, esporádico. Los cortes en el suministro eléctrico, que ya padecía el país de modo crónico, se han agudizado. A ello se une la falta de agua potable. El suministro de agua corriente ha dejado de funcionar y el agua embotellada ya escasea. Hay también temor a que puedan extenderse enfermedades contagiosas.

Cáritas Española ha activado su plan de respuesta a las emergencias para coordinar con Cáritas Internationalis las acciones más urgentes a desarrollar en las próximas horas. Junto a ello, ha decidido movilizar una partida de 100.000 euros de su fondo de emergencias para ponerlo a disposición de las necesidades de Cáritas Nepal.

También Cáritas Diocesana de Huesca quiere contribuir a socorrer a los damnificados del terremoto activando una Campaña de Emergencia para canalizar la solidaridad de los oscenses, abriendo las cuentas corrientes que figuran más abajo a la generosidad de todos, haciendo constar que el donativo es para la Campaña por Nepal.

Comentarios