Jornada preliminar por el descenso de nabatas en la Comarca de Sobrarbe

Hoy es motivo de fiesta y de homenaje; en su día un duro y sacrificado oficio. Las nabatas vuelven a descender este domingo por las frías y bravas aguas del río Cinca, en el Pirineo Oscense. Precisamente, este viernes se celebra la jornada de construcción de estos antiguos medios de transporte que tantos riesgos entrañan y las actividades continúan a lo largo de todo el fin de semana. Es la XXXI edición de este acto tradicional en la Provincia de Huesca y también un gran reclamo turístico, con reconocimientos como la Fiesta de interés turístico y Bien de Interés Cultural Inmaterial.

La tradición nabatera del Cinca, transporte de los troncos de madera por el río desde el Pirineo hasta Tortosa en el Mediterráneo, se remonta al Siglo XV; época en la que ya se encuentran los primeros documentos escritos sobre esta esta peligrosa profesión.

Este sábado a las 11:30 tendrá lugar el tercer descenso popular para kayaks y piragüistas, posteriormente a las 21:30 la cena nabatera en Laspuña, con previa inscripción y por último a las 0:30 la verbena popular con ‘Nabata Group’. Ese domingo será la jornada fuerte con la ofrenda floral en el monolito nabatero a las 8:30; la misa nabatera en el río a las 9:30; almuerzo a partir de las 10:00 y salida de nabatas a las 11:00.

Las Nabatas, hoy en día, se han convertido en un importante reclamo turístico que atrae numerosos visitantes a la Comarca de Sobrarbe y constituyéndose en uno de los acontecimientos turísticos y sociales más importantes. Habiendo sido reconocido como “Fiesta de Interés Turístico” y “Bien de interés cultural inmaterial”.

En la Asociación de Nabateros se sigue descendiendo el río en el penúltimo domingo de mayo, recordando con orgullo a sus antepasados, cuando las nabatas vuelvan a surcar las aguas del Cinca en un trayecto que se iniciará en Laspuña y finalizará en Ainsa.

Comentarios