Ensayo sobre la lucidez

.-.-Cristina Pérez Diego.-.-

Tras el recuento de las elecciones los datos arrojan que el 83 por ciento de los votos están en blanco. Saltan las alarmas, los dispositivos de seguridad se ponen en marcha y el caos inunda el país. Las cavernas más oscuras de cierta clase política que gobierna la ciudad deciden encontrar un culpable, ni por un momento se miran a sí mismos ¿cómo acaba la historia?.

"Ensayo sobre la lucidez" del gran José Saramago tiene el final. Final que no les voy a adelantar, pero sí les invito a leer. Saramago , enlazando con su anterior "Ensayo sobre la ceguera" nos va llevando a una ciudad en elecciones, en un día de lluvia, donde el recuento final hace una ciudad ingobernable porque el voto en blanco ha dejado boquiabiertos a los políticos. Por eso, quizá , al nobel portugués de literatura, no le extrañaría saber que ahora incluso hay un partido denominado "Escaños en blanco".

Pero de toda esta historia rocambolesca quedémonos con el apellido que acompaña al ensayo: "lucidez" . Ahí nos quiere llevar Saramago al final. Al razonamiento y a la reflexión antes del recuento. Ya estamos en campaña. Todos los partidos en la línea de salida. A ellos y ellas que nos piden el voto desde ya, les vamos a pedir también lucidez. Que no nos vendan nada que no tengan en el almacén, porque luego tendremos cuatro años de "vuelva usted mañana". Que sean coherentes, que sean honestos y que nos ayuden a seguir creyendo en la política porque solo a través de ella podremos elaborar los mimbres con los que hacer un cesto sólido, seguro , que soporte el peso de todos. Y que no se olviden de las personas. Y que no les tiemble el pulso a la hora de favorecer a los desfavorecidos. Y que cumplan si van a prometer algo. Y que no nos hagan invisibles . Y que no esperen a un mes antes de los próximos comicios para encontrar soluciones a los problemas, Y que recuerden que gobiernan "para" nosotros y no "a" nosotros......

Ellas y ellos desde ya nos piden el voto. Vale. Nosotros les pedimos todo esto.

Y sobre todo, lucidez, mucha lucidez.

Comentarios