La labor humanitaria en Nepal desde la óptica de dos oscenses

El Valle de Langtang, en Nepal, es una de las zonas más afectadas por el terremoto donde en estos momentos continúan desaparecidos seis españoles. Allí se encuentra desplazado un equipo de la Unidad Militar de Emergencias a la que pertenece el capitán oscense Alberto Trigo, quien relata las duras condiciones de trabajo, debido a la dificultad para acceder al terreno que sólo puede hacerse en helicóptero.

Una zona de alta montaña muy propicia para la práctica del trecking en la que el terremoto provocó la rotura de un glaciar. El hielo y la tierra en su desplazamiento arrasaron todo lo que encontraron a su paso, incluido el pueblo que ha quedado totalmente sepultado.

Tarea que desarrolla la UME junto a efectivos del GREIM de la Guardia Civil de Jaca. También hay otro equipo realizando labores de apuntalamiento de edificios en la zona sur de Nepal. Un trabajo que, explica el capitán Trigo, está permitiendo que muchas familias que se encontraban en la calle puedan volver a sus casas.

Ésta es la primera vez que el comandante médico de la UME, Francisco José Laguarta, se enfrenta a las consecuencias de una catástrofe natural. “Es algo que te sobrepasa”, asegura. Y en estos casos, señala, “la labor humanitaria es fundamental”. “Muchos soldados, -relata-, llegan por la noche sin haber comido, porque su ración la han entregado a la población civil”.

Este altoaragonés participa en las evacuaciones sanitarias que se hacen en helicóptero y en prestar apoyo sanitario al personal desplazado en la zona. A pesar de las condiciones climatológicas y del estado en el que se encuentra el país, destaca la voluntad y disponibilidad del personal, “que se encuentra bien de salud y está desarrollando un buen trabajo”.

Comentarios