El Perpetuo Socorro recauda fondos para ayudar a los niños de Kiev

La parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Huesca presentará este domingo 10, su proyecto solidario parroquial, centrado en una Casa de Niños (Dim Ditey) de Kiev, que desarrollan hermanas dominicas de la misión “Madre de Dios”, de la Congregación de Santo Domingo. La presentación del proyecto se llevará a cabo al finalizar las Eucaristías de 11 y 12 horas. La parroquia del Perpetuo Socorro de Huesca ha preparado múltiples actividades con el fin de recaudar dinero para alcanzar los 6.000 euros necesarios. Como cada año, los fines de semana de mayo y junio, se instala en el atrio de la iglesia un rastillo de libros. Además, el sábado, 30 de mayo, el club de Tiempo Libre, junto con el grupo de mujeres de la parroquia, organizarán un rastrillo solidario y la operación Pincho de Tortilla, a las 12 de la mañana, en los porches de la parroquia. Al día siguiente, domingo 31, se celebrará un concierto solidario, a las 13 horas, después de la Eucaristía, que organiza el Movimiento Junior de Acción Católica. Participarán el Coro de la Parroquia y Alumnos del Conservatorio de Huesca.

El objeto principal de este proyecto es cubrir los gastos de alimentación y calefacción que se generen durante este 2015, para lo que se estima un presupuesto de 6.000 euros.

En junio, los días 7 y 8, la Hermana Isabel Cerro, que trabaja en esta misión de Ucrania, compartirá con aquellos interesados su experiencia del proyecto en las Eucaristías parroquiales de esos días. El domingo 14, se recitarán unos poemas solidarios con Kiev y el grupo “Empoderaos”, de Arcadia, ofrecerá un concierto, ambos en el centro Cívico. La programación concluirá, el sábado 20, con una cena solidaria, a las 21 horas.

Esta Casa de Niños es un centro extra escolar interreligioso, cuyo objetivo es prevenir la marginación social de niños de la calle, a través de actividades educativas, formativas y lúdicas. La programación de este centro tiene como base los cuatros principios pedagógicos propuestos por la Unesco, aprender a conocer, hacer, convivir y ser. Además, desde el centro, se implica a la familia, en concreto a las madres, que actúan como voluntarias en diferentes tareas y reciben ayuda en algunas de sus necesidades.

Esta misión se encuentra en un barrio marginal del noroeste de Kiev, en el que conviven muchas familias sin recursos y la mayoría numerosas, en algunos casos hasta 12 hijos. Como consecuencia de la independencia de la URRS y de la catástrofe de Chernóbil, el país está sumido en una situación económica y social grave. En esta zona, el trabajo está mal remunerado y algunos alimentos necesarios para la salud son excesivamente caros y escasean. Actualmente, el problema se ha agravado con las continuas llegadas de las familias desplazadas, que vienen de las regiones del este de Ucrania, donde el país se encuentra en guerra. Unos 15.000 niños no tienen hogar y muchos otros prefieren vivir en la calle, antes que sufrir malos tratos por sus familias.

Comentarios