Médicos residentes de todo el país se forman en Huesca sobre gastroenterología y hepatología

87 residentes de medicina de toda España participan estos días en Huesca en laedición del Curso Nacional de Emergencias en Gastroenterología y Hepatología. Allí expertos en la materia, también venidos de diferentes puntos del país, enseñan los aspectos más relevantes de la profesión como aspecto fundamental de su aprendizaje en la etapa de residencia. Una iniciativa de la Unidad de Gastroenterología del Hospital San Jorge y que ha ido incrementando su asistencia debido a la reputación conseguida en las seis ediciones del curso. Son los hospitales quienes envían a sus residentes para instruirles en temas fundamentales para su formación.

La hepatitis fulminante o el peligro del alcohol en las enfermedades hepáticas son algunas de las materias impartidas en la primera jornada. El doctor Miguel Montoro, director del curso y jefe del área de gastroenterología y hepatología del Hospital San Jorge, explica cómo se han dado algunas de estas patologías. El Dr. Mas, referente hepatologo internacional del hospital Clinic de Barcelona, expuso brillantemente la hepatitis fulminante que puede conducir a la realización de un trasplante hepático urgente para salvar la vidad del paciente, alertándonos de que en los últimos años se aprecia un aumento de las causas relacionadas con el consumo de fármacos tales como el paracetamol a altas dosis o el uso de antiinflamatorios, muchas de ellos debido a autoprescripción sin control médico, sin olvidar la toma de productos de herboristería que no por ser naturales no asocian riesgo de hepatotoxicidad.

El Dr. Casals del hospital de la Princesa de Madrid nos ofreció nuevos datos acerca de los tratamientos disponibles en la hepatitis alcohólica aguda, situación clínica con una gran mortalidad en los casos mas graves. No explicó que el abuso de alcohol es la causa más importante de enfermedad hepática prevenible en todo el mundo, habiendose descrito una relación entre el consumo per cápita de alcohol y la tasa de mortalidad por cirrosis hepática en todos los países. Además en los últimos años se han establecido patrones de consumo de alcohol diferentes al del alcoholismo crónico tales como el consumo de alcohol en grandes cantidades en un corto periodo de tiempo (botellón), existiendo una gran inquietud por las posibles consecuencias de este tipo de consumo, dado que puede existir un riesgo de cirrosis hepática de hasta el 32% en 15 años si estos fenómenos se producen semanalmente.

Hasta el sábado, un centenar de profesionales, entre alumnos y profesores, participan en Huesca en la sexta edición del Curso Nacional de Emergencias en Gastroenterología y Hepatología.

Comentarios