Repoblación de un millón de alevines para los ríos trucheros de Huesca

La piscifactoría de Planduviar, en Sarvisé, gestionada por la Dirección General de Conservación del Medio Natural del Gobierno de Aragón, tiene previsto repoblar con casi 1.000.000 de ejemplares de trucha autóctona los ríos trucheros del norte de la provincia de Huesca entre julio y septiembre de este mismo año. Se trata de la mayor repoblación de esta especie en los ríos altoaragoneses.

Según explica el propio director general de Conservación del Medio Natural, Pablo Munilla, “está prevista la suelta de 800.000 alevines en las cuencas de los ríos Ara y Cinca;  112.000 en la del Aragón; 27.000 en el Ésera y en torno a 2.000 ejemplares en la cuenca del Gállego. Así se pone de manifiesto que la piscifactoría de Planduviar es un elemento fundamental en la cría de trucha autóctona tanto a nivel de la Comunidad Autónoma como para la acuicultura de esta especie salvaje a nivel nacional.

Después de varios años con importantes dificultades para la reproducción de variedades autóctonas de la trucha común, la obtención de ejemplares de poblaciones naturales, y su correspondiente análisis genético, ha culminado con una adaptación reproductora en la piscifactoría de Sarvisé, que todavía puede alcanzar una mayor capacidad de reproducción.

Desde hace años, el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón trabaja en aumentar las poblaciones autóctonas de determinadas especies piscícolas a través de su reproducción y cría en cuatro centros de acuicultura, tres de ellos en propiedad: Planduviar, en Sarvisé, y Plasencia del Monte, ambos en la provincia de Huesca; y los Pajares (Albarracín) en Teruel. Una cuarta instalación, en el Monasterio de Piedra, se encuentra en régimen de arrendamiento.

En estos centros se reproduce, fundamentalmente, trucha común autóctona (Planduviar y Los Pajares) y ciprínidos autóctonos (Plasencia del Monte y Monasterio de Piedra), destinadas en su totalidad a las repoblaciones de los ríos aragoneses para incrementar las poblaciones naturales de estas especies intentando restaurar el equilibrio ecológico de los ríos así como atender la demanda de los pescadores.

Pablo Munilla explicó que “para avanzar en esta línea de trabajo, en el caso de la trucha, se obtuvieron mediante pesca eléctrica ejemplares de las poblaciones de las distintas cuencas aragonesas”. La trayectoria para recuperar la trucha autóctona en los ríos oscenses es clara en su tendencia. En el año 2013 se repobló sólo con 25.000 ejemplares de las líneas genéticas autóctonas de los ríos Aragón y Cinca.  Ya en 2014 se produjo un gran salto con la suelta de más de 200.000 alevines en las cuencas del Aragón (35.000), Cinca-Ara (165.000) y alrededor de 1.000 en el Ésera.

Comentarios