Ya se puede caminar por el Paseo de la Muralla

En estos días ha quedado abierto al público el Paseo de la Muralla, ronda que recorre la muralla oscense, por la parte trasera de las viviendas de la calle Desengaño, tras las obras que se han venido realizando en los últimos meses. Cuenta con 260 metros de longitud, y ocho metros de anchura. Los trabajos han costado 650.000 euros. Se trata de un paseo que contribuye a dignificar el propio monumento, permitiendo su disfrute a los ciudadanos, e integrándolo en la manzana en la que se encuentra, en el Casco Antiguo y en la propia ciudad. La entrada a esta ronda, en la actualidad, se realiza por lo que era el número 74 de la calle Desengaño.

El nuevo pavimento sobre la muralla cuenta con dos texturas. La más gruesa reproduce la traza de la muralla que queda oculta, y que se encuentra a 4 ó 5 metros bajo nuestros pies. Además, al inicio del paseo, junto a la plaza de San Vicente, un cristal permite ver las dos murallas que discurren prácticamente paralelas. A falta de una datación más exacta por parte de los arqueólogos, la muralla interior sería más antigua, del siglo IX, y la exterior, probablemente, del siglo XI.

En el diseño de este paseo destacan los bancos, que además de esta función, sirven de aireación de la muralla, permitiendo que respire y no se acumule humedad en su interior. Su ubicación impide que los coches se acerquen a la muralla y además, tienen iluminación interior. Por otro lado, las luminarias que se encuentran junto a las traseras de las casas son de poca altura para que en un futuro, cuando la muralla esté restaurada en su totalidad, no deslumbre a quienes la contemplen desde el Trasmuro.

El tráfico en este paseo de la muralla es peatonal, y restringido a los vehículos que encierran sus propietarios en las citadas traseras. No está permitido aparcar.

La valla que protege el paseo, y a través de la que se contempla la Ronda Montearagón, los campos de fútbol de la Universidad, y más allá, el castillo de Montearagón, la ermita de las Mártires o la sierra, es provisional de acero galvanizado. El día en que el Gobierno de Aragón restaure el paño exterior de la muralla, se dispondrá un peto de piedra, al igual que el que ya existe en la zona norte de este monumento, en la parte más próxima a la casa Amparo.

En estos momentos, se encuentra en periodo de adjudicación la obra de la plaza junto a la casa Amparo, que se denominará de Julio Aznar, y que dará entrada al paseo, al que se ha dado el nombre de Camino de Santiago. Además, ya está redactado el proyecto para hacer la comunicación de este paseo con el Trasmuro, a la altura del colegio San Vicente.

Comentarios