Celebración de San Isidro en Huesca, con la perspectiva de una mala cosecha por el calor y la sequía

San Isidro, Salas, mayo 10

La festividad de San Isidro, patrón de agricultores y labradores, es celebrada en numerosos pueblos de la provincia de Huesca, que la tienen como su fiesta pequeña. No sólo ellos, también las cooperativas agrarias organizan misas o actos festivos. Y por supuesto, la Cámara Agraria Provincial. Este viernes, a las 11 y media de la mañana, tendrá lugar la tradicional celebración en la ermita de Salas de Huesca, con la figura de San Isidro, que se portará a hombros. Están invitados a ella todos los agricultores. Tras la Eucaristía, se procederá a la bendición de los términos y posteriormente, se repartirán, como es tradicional, magdalenas y vino.

El día de San Isidro, a las puertas de la cosecha, es una buena fecha para que los agricultores se reúnan e intercambien impresiones sobre la situación que vive el campo cada año. Este año, los agricultores no están satisfechos. El presidente de la Cámara Agraria Provincial, Jesús Escario, ha asegurado que las perspectivas son malas. El fuerte calor y la falta de lluvias están provocando una merma diaria en el cereal de secano. En un momento en el que debería estar formándose el grano, se necesitarían unas condiciones climáticas muy diferentes de las que está soportando el campo.

La cosecha está sufriendo un importante estrés por calor y falta de humedad; ello supone que el grano se está secando antes de terminar su ciclo vegetativo, que se ha anticipado. La anunciada bajada de temperaturas no mejorará mucho la situación, porque tal vez ya sea demasiado tarde.

El cereal en la provincia tuvo una buena nascencia, pero el paso de las semanas ha provocado una pérdida diaria en las condiciones de la cosecha. Dicen los agricultores que los próximos quince días serán determinantes para saber qué ocurre, porque ahora mismo es imposible hacer una valoración del porcentaje de la cosecha que se está perdiendo.

Comentarios