Los agricultores celebran San Isidro pendientes del tiempo

campos trigo cereal primavera mayo

El campo altoaragonés celebra este viernes, 15 de mayo, la festividad de su patrón, San Isidro Labrador. Una celebración que, en esta ocasión, llega con malas perspectivas para la cosecha. El fuerte calor de días atrás y la falta de lluvias están provocando una merma diaria en el cereal de secano. Sin embargo, en este día, más allá de reivindicaciones, querían hacer un reconocimiento al trabajo del agricultor y a su contribución al medio rural de la provincia.

Así lo aseguraba el presidente de la Cámara Agraria Provincial, Jesús Escario, quien defendía la labor del sector y pedía un acercamiento entre el medio urbano y el rural. “No se puede pensar en el desarrollo de la provincia sin tener en cuenta la agricultura y la ganadería”, aseguraba.

El día de San Isidro, a las puertas de la cosecha, es un buen momento para que los agricultores intercambien impresiones sobre la situación que vive el campo. Este año, las perspectivas, de momento, no son muy positivas.

La cosecha está sufriendo un importante estrés por calor y falta de humedad; ello supone que el grano se está secando antes de terminar su ciclo vegetativo. Los próximos quince días serán determinantes para saber qué ocurre, porque ahora mismo es imposible hacer una valoración del porcentaje de la cosecha que se está perdiendo.

De todas formas, los agricultores, dicen, siempre están pendientes del tiempo y no se muestran pesimistas del todo en esta cosecha.

En Huesca, la festividad de San Isidro se celebraba en la ermita de Salas. A las 11:30 horas tenía lugar la misa en honor al santo; al finalizar, se sacaba la figura de San Isidro para proceder a la bendición de términos. Dirigiéndolo a los cuatro puntos cardinales se pedía que cuidara de las cosechas. La mañana finalizaba con el reparto de magdalenas y vino.

Comentarios