Ecologistas en Acción solicita los caudales ambientales necesarios para la conservación de los ríos Cinca y Ésera

Ecologistas en Acción de Huesca celebraba una jornada reivindicativa para denunciar que los caudales “ecológicos” decretados por la Confederación Hidrográfica del Ebro, para los ríos Cinca y Ésera, apenas suponen entre un 2 y un 7% de sus caudales naturales. Para Ecologistas en Acción estos caudales son “a todas luces insuficientes para lograr que estos ríos funcionen como tal”.

Alejandro Serrano, de Ecologistas en Acción, explicaba que la escasez de caudales supone una problemática importante puesto que un “río con menos caudal no puede preservar la biodiversidad, al igual que otro con el caudal suficiente, entre otros problemas que se generan”.

Según Ecologistas en Acción, "De las distintas metodologías existentes para calcular los caudales ambientales, la CHE ha elegido la que da como resultado caudales más exiguos. Por ejemplo, en el río Cinca entre el Grado y la confluencia del Ésera, con caudales naturales medios de 47m3/s, la CHE ha optado por justificar una dotación media de caudales de 1 m3/s en base al método de hábitat potencial, mientras que si hubiera optado por los métodos hidrológicos del QBM o Caudal Básico de Mantenimiento resultarían entre 11,615 m3/s (CHE, 2012) y 17,01 m3/s (OLLERO ET AL., 2002)".

Ecologistas en Acción apuesta por unos caudales de mantenimiento que persigan la funcionalidad de los procesos geomorfológicos y ecológicos, no solo del propio Cinca sino incluso aportando caudales para el mantenimiento del delta del Ebro. Así se contribuiría a la conservación de los hábitats y especies, por lo que este sistema fluvial, aguas abajo de la presa de El Grado, se ha declarado Lugar de Importancia Comunitaria de acuerdo a la directiva hábitats. Además es la única forma de cumplir el Buen Estado Ecológico del río, de obligado cumplimiento para el Estado Español para 2015 según el artículo 4 letra a) de la Directiva Marco del Agua.

La jornada comenzaba con un acto simbólico en la presa de El Grado para reivindicar los caudales ambientales con el lema “Nuestros ríos mueren de sed, caudales ambientales ¡YA!’. Posteriormente, visitaban varios puntos del río Cinca hasta Ariéstolas, incluido un mirador natural de la confluencia de los ríos Cinca y Ésera, donde los participantes recibían información sobre cómo se está el reparto de los caudales del Cinca y Ésera y los impactos que se generan.

Comentarios