Brillante jornada de convivencia de los vecinos del municipio de Graus

Redolada

El buen ambiente y la agradable climatología eran las notas destacadas de la decimosegunda Redolada, la jornada de convivencia del municipio de Graus. Este año los anfitriones eran los vecinos de Torre de Obato que recibían a todos aquellos que, durante la jornada, se acercaban hasta este núcleo a disfrutar de algunos de los actos programados.

Audio sin título
Audio sin título

La jornada la iniciaban las 70 personas que participaban en la excursión senderista realizada en colaboración con el Centro Excursionista de la Ribagorza y que, llegaba andando hasta el núcleo, donde les esperaba un suculento recibimiento.

A lo largo de la mañana se realizaban visitas guiadas a la planta potabilizadora y se podía conocer una muestra fotográfica sobre Torre de Obato y también un panel informativo sobre el núcleo y sobre el proyecto de local social.

La misa baturra se celebraba en el exterior del templo oficiada por el obispo de la diócesis Barbastro-Monzón, Ángel Pérez, y los párrocos de Torre de Obato, Antonio Plaza y, de Graus, José Antonio Castán.

A continuación tenía lugar la comida, en la que participaban 450 vecinos, a base de paella mixta, jamoncitos de pollo rellenos de verdura en su jugo y mousse de nata a la vainilla con salsa de pasión.

No faltaban, entre ellos, el alcalde de Graus, José Antonio Lagüens, el presidente de la Comarca, José Franch, el nuevo capitán de la Guardia Civil de Graus, o el director general de gestion forestal, Roque Vicente.

Lagüens destacaba que la Redolada permite conocer los distintos núcleos del municipio y destaca, especialmente, de Torre de Obato, el índice de natalidad. En el núcleo hay 18 vecinos empadronados de los cuales 3 son niños menores de cinco años y un cuarto que viene en camino.

Franch ponía el acento en el punto de encuentro y convivencia de todos los vecinos del municipio.

Tras la comida, se homenajeaba a los vecinos de Torre de Obato. Emilio Cosculluela, de 85 años, el vecino más antiguo del pueblo, y Ricardo Turmo, con 3 años, el último empadronado.

La tarde continuaba con actividades infantiles y campeonato municipal de guiñote y bingo y se clausuraba el día con el baile amenizado, este año, por los Lleida Brothers.

Comentarios