Ruspira apela a promover el “orgullo oscense” como factor de prosperidad

El candidato del Partido Aragonés a la Alcaldía de Huesca, Antonio Ruspira, ha señalado que la difusión de los valores de la ciudad entre sus propios vecinos a fin de generar un sentimiento de orgullo y la promoción de los distintos eventos festivos oscenses serían actuaciones precisas para contribuir al crecimiento económico y social de Huesca. Con esos fines, ha planteado dos amplios programas que poner en marcha desde el ayuntamiento.

Antonio Ruspira ha culminado la presentación de las 26 grandes propuestas que incluye el anexo de su ‘Estrategia de Crecimiento económico y social de la ciudad de Huesca’, con una apelación al orgullo oscense, es decir, a que “el ayuntamiento tome la iniciativa con un programa para difundir entre los vecinos, los valores históricos, naturales y de futuro de la propia ciudad.”

Ruspira ha explicado este programa se pondría en marcha en colaboración con todas las asociaciones, entidades y medios de comunicación para crear “un sentimiento permanente” y subjetivo en cada vecino e inculcar “el orgullo de ser de aquí o de haber elegido Huesca para vivir, porque éste es el mejor lugar para ello”.

Bajo la idea de que la autoestima colectiva es un factor e instrumento de prosperidad, que permite plantearse nuevas y ambiciosas metas, el candidato del PAR ha indicado que “una ciudad de tamaño reducido, en la que nos conocemos casi todos, donde el ‘deporte nacional’ es ‘coger un capazo’ tiene que apoyarse además en una actitud de los oscenses de ir con la cabeza bien alta, diciendo soy de Huesca y estoy orgulloso de serlo”. “Además confío en la unanimidad para desarrollar este programa”, ha concluido.

En su comparecencia ante los informadores en la plaza de San Lorenzo, Antonio Ruspira ha señalado uno de los elementos de esa promoción, también cara al exterior: las fiestas. “Las fiestas son la referencia explícita de este sentimiento colectivo”, ha dicho, por lo que a su juicio, merecen especial atención y acción.

Para el candidato del Partido Aragonés, el concepto de fiestas debe abarcar todo el año: San Vicente, Carnaval, Semana Santa, San Jorge, San Lorenzo, Nochevieja, Reyes… “con la puesta en marcha de un plan integral que analice la forma de dinamizar la ciudad, de mostrar nuestras fiestas como un auténtico escaparate para los vecinos y los visitantes, en los doce meses”. Para este plan, Ruspira ha planteado la coordinación con los barrios y en especial, con las peñas recreativas, que “son el verdadero motor festivo de la ciudad y deben asumir el protagonismo que les corresponde, como ‘alma mater’ de esas celebraciones que deben estar también repartidas por todos los barrios de la ciudad. Las fiestas son en la calle y tienen que llegar a todas las zonas”.

Comentarios