Quince días de calle para los partidos: la cara B de la campaña electoral

Por carta, en mítines, a pié de calle, con folletos, a través de grandes pancartas o incluso atendiendo peticiones vía WhatsApp nuestros políticos han echado el resto esta campaña electoral para pedir el voto. Estos días no es difícil encontrarse con carpas en mitad de la calle y personas que te invitan a escuchar las propuestas de su partido. Han sido 15 días de campaña electoral que han llevado “de calle” a todos los candidatos. Eso sí, todos lo hacen de muy buen grado.

Kilómetros, muchos kilómetros. Pasos y pasos. Todas las mañanas a montar las carpas, pegar carteles y sacar las banderas. Estos días vemos las caras de los principales candidatos, pero los partidos no podrían llegar a la gente sin las cuadrillas de afiliados y simpatizantes que apoyan la causa.

Son horas y horas de trabajo, que cada partido ameniza lo mejor que puede. Algunos con música otros con comida. Para llamar la atención algunos regalan globos, otros plantas y todos folletos con información sobre la campaña.

Los partidos se estrujan la cabeza para buscar ideas frescas, que sorprendan y que generen la simpatía de los ciudadanos. Hay quienes han habilitado un número de WhatsApp para escuchar las propuestas, un partido ha tomado el té en medio del Coso y otro ha salido a buscar a los jóvenes a la cerradura.

Son días duros. Los primeros en las listas están en la calle todos los días, para que los vean, y los que ocupan puestos más bajos tienen que compatibilizar estas horas de voluntariado con sus trabajos. Su trabajo consiste en hablar con los viandantes y con tantas palabras algunos hasta se quedan afónicos.

Días de dura trabajo para muchos. En el mercadillo, en coche, con megáfono y con globos. Los partidos han echado el resto en los quince días que dura la campaña electoral. Ahora sólo queda el veredicto de los ciudadanos.

Comentarios