Circular del Club Montisonense de Montaña por el Valle de Escuaín

La sección de senderismo del Club Montisonense de Montaña visitaba el pasado sábado el Valle de Escuaín. Un total de 22 senderistas con muchas ganas disfrutaron de la magia y de la belleza que envuelve la zona de las Gargantas de Escuaín.

Según indican desde el club, se trata del valle más pequeño y menos visitado del conjunto que engloba el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. La belleza de su paisaje es digna de mención, los estrechos o gargantas de Escuaín, la riqueza faunística allí presente o sus densos y verdes bosques mixtos entre otros.

Esta ruta circular parte desde la localidad de Escuaín, bonito y recóndito lugar. Ascendieron hasta la parte alta del valle, con grandes vistas. La cara norte del Castillo Mayor siempre imponente, el impresionante Circo de Gurrundé, Cotiella... en definitiva, un buen lugar donde dejar pasar las horas disfrutando del paisaje.

Cruzaron el espectacular Puente de los Mallos, pasando así a la vertiente izquierda del Rio Yaga. La senda discurre entre densos pinares y verdes hayedos con grandes vistas de la Garganta de Escuaín. Tras bordear el barranco de Angones, visitaron los Miradores de Revilla, un buen lugar para ver la magnitud del entorno.

Una vez en la localidad de Revilla, descendieron hasta el fondo del valle, llegando al pueblo de Estaronillo, bonito rincón a la orilla del Yaga que resiste al abandono. Merecido descanso antes de afrontar el último tramo, que cierra esta ruta circular ascendiendo hasta Escuaín por el Gr15 entre densos bosques mixtos, dura subida hasta llegar a Escuaín.

Después de 20km y casi 1000m de desnivel, llegaron a los coches satisfechos y con una gran sonrisa, ingredientes fundamentales en cualquier excursión, sin duda propia de un gran grupo.

Comentarios