El Huesca espera un partido de mucha concentración y trabajo

La plantilla de la SD Huesca sabe que el partido del domingo no será nada sencillo y por eso desde la primera sesión de entrenamiento de la semana el equipo se ha puesto a trabajar intensamente para afrontar el choque ante el Nástic en las mejores condiciones y con una premisa clara que es la de intentar marcar un gol que complique las cosas a los catalanes y acerque a los oscenses al ascenso. Con las fuerzas muy equilibradas, como se vio en el Alcoraz, la eliminatoria sigue sin estar muy clara y ambos se sienten con opciones.

El canario Tyronne destacaba esa ilusión que hay en el vestuario y sabiendo lo que hay en juego y reconocía que ‘es un partido único y de cabeza fría’. Que haya unos 800 seguidores en las gradas será un aliento importante para un encuentro duro y muy comprometido por la calidad del rival. Además añadía que será un partido de mucha concentración y trabajo.

Mucho se está hablando de las estadísticas de ambos equipos y de las opciones que tiene el Nástic como local o los números que ha hecho el Huesca como visitante. Está claro que de poco sirve, pero pueden ser una orientación para un encuentro que se presume largo y disputado, viendo el respeto que ambos se tienen.

Papel importante jugará la afición. El Huesca ha vendido la prácticamente de las entradas que envió el Nástic por lo que la cifra será en torno a 800 seguidores que estarán en las gradas del Nou Estadi.

Hay ilusión en el Huesca, como transmite Tyronne, hay responsabilidad y confianza en sacar este partido, que es como una autentica final, adelante y sin olvidar que en el peor de los casos siempre se seguirá luchando por el ascenso en el play-off, aunque no se piensa para eso en nada.

Con Scardina que parece que llegará a este partido y con Rojas y Gaspar entre algodones, la plantilla ya está manos a la obra en lo que se espera sea el partido de fiesta final de la temporada, si se consigue el ascenso.

Comentarios