Las caídas protagonizan la XV Marcha Cicloturista Puertos de la Ribagorza

Radio Graus Marcha Puertos Ribagorza

Este sábado se celebraba una nueva edición de la Puertos de la Ribagorza cuyo ritmo, en esta ocasión, lo marcaban las caídas que se producían en los primeros kilómetros de rodaje de la misma. Francisco Paul, presidente del C.C Graus, señalaba que había resultado una edición más accidentada de lo previsto, de hecho, incluso era necesario realizar una parada técnica de la prueba, durante una hora, hasta poder garantizar a todos los participantes el servicio de asistencia sanitaria.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

Paul explicaba que, tras subir el coll de Laguarres, entre Benabarre y Torres del Obispo, en apenas 3 kms, se sucedían varías caídas, que aunque con pocas unidades, colapsaban la atencion sanitaria y eso obligaba a realizar una parada técnica de la marcha y a detener a los cicloturistas en los avituallamientos de Graus, Campo y Egea.

Se producían alrededor de una docena de caídas pero, aunque los pelotones eran muy numerosos, Paul, decía que en su mayoría eran traumatismo de diferente índole, rotura de clavículas y un cicloturista con traumatismo craneoencefálico que era el que presentaba mayor gravedad y era trasladado en helicóptero de Barbastro a Zaragoza, el resto eran derivados, todo ellos, al hospital comarcal.

Tras reorganizar el servicio, y con los cicloturistas reagrupados, en varios puntos de la marcha, se volvía a la normalidad. A los cicloturistas detenidos en Egea se les daba la oportunidad de realizar el recorrido largo o corto, y a los reagrupados en Graus sólo se les daba la opción de realizar la marcha corta. Un tiempo de 15', decía, es el que ha permitido que la Puertos no se diese por terminada y continuara con normalidad.

Paul, acerca de las caídas, añadía que son cosas que pueden ocurrir cuando se trata de marchas, como ésta, con 2.500 participantes, y no lo achacaba a una causa concreta sino a la coincidencia de distintos factores.

Destacaba la labor de algunos médicos y auxiliares, que se encontraban realizando el recorrido corto, y que al encontrarse con las caídas se bajaban de las bicis y ayudaban en todo lo que era necesario, y también los voluntarios del avituallamiento de Egea que se veían desbordados al estar parados los cicloturistas alrededor de una hora.

A pesar de los accidentes y caídas, en lo deportivo y lo meteorológico, la jornada era fabulosa, y los participantes transmitían a la organización, que están cosas pueden ocurrir y que habían entendido, perfectamente, la parada técnica, y habían disfrutado mucho como en anteriores ediciones.

Comentarios