Cáritas Diocesana lanza un S.O.S. para la obtención de recursos económicos

Ángel Pérez José Luis Escutia

La sede de Cáritas Diocesana Barbastro-Monzón, en la capital ribereña, acogía la presentación de la campaña del Día de la Caridad, así como de la memoria 2014 de la entidad. El obispo Ángel Perez se refería a la primera cuestión, mientras que el director, José Luis Escutia, hacía un balance del pasado año detallando algunas de las cifras que rodean la actividad realizada por Cáritas.

Audio sin título
Audio sin título

En total, la organización diocesana invirtió en 2014 más de un 1.700.000€; cantidad que se repartía entre los nueve programas desarrollados por Cáritas. Los ingresos siguen llegando principalmente de fondos públicos (48%) y fondos propios (50%). Tan solo un 2% pertenece a los fondos privados, procedentes de los donativos, las portaciones de los socios, y las campañas que se hacen desde Cáritas.

Aunque Escutia se mostraba muy satisfecho con el aumento de los recursos públicos (ayuntamientos y DPH), así como con la respuesta de la gente en la recogida de alimentos, destacaba la necesidad de obtener recursos económicos, ya que cada vez son más las personas que necesitan ayuda. En ese sentido, hacía especial hincapié en el aumento de la pobreza energética.

La mayor parte de los recursos invertidos en 2014 (un 20%) iba a parar al Programa de Acogida y Familia, que permitió la atención de 5.880 personas y 7.198 ayudas; 4.015 en alimentación y ropa.

Tras éste, el siguiente programa en cuanto a inversión realizada sería el de Empleo (un 18%). En este sentido, 266 personas se beneficiaban de la intermediación laboral, 440 de la acogida y orientación, 91 de los talleres ocupaciones, 75 de la formación ocupacional, 14 del certificado de profesionalidad, 12 de El Telar y 8 de Insertare.

El programa de Infancia y Juventud, que representa el 14% de la inversión, supuso que 137 niños recibieran clases de apoyo, que 10 chavales pasaran por el Centro de atención al Menor, 36 por el Punto de encuentro y que 64 disfrutaran con voluntarios de tiempo libre. Asimismo, se realizaban cursos prelaborales, de los que se beneficiaban 23 jóvenes, y 228 se divertían en el Albergue que Cáritas tiene en Bruis (La Fueva), durante los campamentos.

Los siguientes programas en cuanto a inversión realizada serían los de Mujer y Discapacidad. En cada uno de ellos se ha invertido un 12%. El primero se reparte entre las atenciones realizadas en Monzón (60 mujeres), Barbastro (87) y Fraga (37), mientras que el segundo está distribuido entre el Centro Ocupacional (26 personas) y el Centro de Actividades (153)

Los Mayores -con la vivienda tutelada en Binéfar, la animación en residencias o el Hogar Madre Rafols de Monzón-; la Animación Comunitaria -con sesiones informativas, charlas y jornadas regionales-; los Inmigrantes, y los Bienes y Servicios Generales completan el resto de programas en los que Cáritas ha trabajado durante el pasado año.

En lo que a la Campaña de la Caridad se refiere, el obispo ponía el acento en todas aquellas personas que “son capaz de dar para que otros puedan vivir”, destacando los cinco verbos que más se repiten en la Memoria de Cáritas 2014: acoger, escuchar, acompañar, orientar y asistir. Ángel Pérez manifestaba su gratitud por la implicación de los muchos voluntarios que permiten que todos estos programas salgan adelante.

Comentarios