El Club Montisonense de Montaña, de descenso al Barranco Tránsito Superior

barranco

Recientemente, un numeroso grupo de la sección de barranquismo del Club Montisonense de Montaña se acercaba a la Comarca del Sobrarbe, concretamente, a la población de Tella, para realizar el descenso del barranco Tránsito Superior.

Ahí se encontraban con un caudal bastante mínimo para ser primavera, aunque normal teniendo en cuenta que no llueve nada; de todas formas, era el suficiente para refrescarse un poco y para que todas las pozas estuvieran limpias.

Como hacían combinación de vehículos, primero se dirigieron a Revilla y, un par de kilómetros antes de llegar al pueblo, cuando la carretera cruza el barranco y encontraron a la derecha una granja, dejaron el primer coche. Con el otro vehículo subieron dirección Tella y, a la altura del dolmen, salía una pista que seguía durante aproximadamente un kilómetro y medio hasta llegar a una barrera donde dejaron el segundo coche.

A partir de aquí comenzaban su primera ruta a pie hasta la cabecera durante aproximadamente 40 minutos. Continuaban por la pista y en la primera curva pronunciada a la derecha tomaban otra pista a la izquierda que les dejaba en un prado vallado. Rodearon la valla y se dirigieron por una senda poco trazada hacia una caseta de captación de agua que vieron ya desde el prado. Una vez ahí, a la izquierda buscaron la senda que les introducía en el barranco.

El descenso no era ni muy deportivo ni muy interesante, pero ideal para ir un grupo grande y pasar una jornada tranquila sin que nadie te molestara ni molestasen. Lo más destacable era la Cueva de Los Arnales (sita bajo un rápel de 25 metros) donde unos cuantos se adentraron con frontales unos metros; realmente merecía mucho la pena. El barranco consta de 14 rápeles con una longitud máxima de 30 metros y posee múltiples destrepes durante todo su descenso; también es reseñable que pese a estar muy cargado de vegetación, ésta no dificulta el tránsito y que las vistas son un continuo privilegio puesto que no se pierde de vista a la imponente cortada de Castillo Mayor.

El retorno era inmediato puesto que se acababa en la carretera, al lado de la granja donde tenían aparcado el coche.

Desde el CMM no descartan empalmar este descenso con su parte inferior, algo más transitada por ser un descenso más continuo que la parte superior, no obstante, deberían disponer de tiempo, ganas y un grupo más reducido.

Comentarios