Aliaga presidente del PAR y Serrano secretario general

aliaga

El hasta ahora secretario general del PAR, Arturo Aliaga, ha sido elegido presidente de la formación en el Congreso que ha celebrado el partido en Zaragoza, donde no se ha presentado candidatura alternativa, y sustituirá así a José Ángel Biel, al frente los últimos 15 años. La lista encabezada por Aliaga ha recibido 265 votos a favor -el 83,3 por ciento-, 42 en blanco y 11 nulos de los 623 compromisarios que tenían derecho a voto, aunque previamente había conseguido el aval de 472 de ellos, un 75,76 por ciento.

La Comisión Ejecutiva que liderará el todavía consejero aragonés de Industria e Innovación en funciones tendrá como secretario general y número dos -el puesto de vicepresidente desaparece en los nuevos estatutos- a Joaquín Serrano, hasta ahora presidente del Comité Intercomarcal de Huesca, a quien se unirán 25 vocales -19 hombres y seis mujeres-. Dentro de esos vocales están Pedro Bergua, Javier Betorz, Lucía Guillén, Ildefonso Salillas, Elena Allué, y Roque Vicente, entre otros.

El secretario del Comité de Organización del Congreso, Clemente Sánchez Garnica, ha minimizado, no obstante, esta desigualdad en la representación en la nueva Ejecutiva y ha considerado que la paridad la han demostrado "con creces" por el hecho de que cuatro de los seis diputados electos para las Cortes sean mujeres y que Aliaga ha intentado buscar a personas, "independientemente de su sexo", que representen "la nueva etapa y los nuevos tiempos" y "ha salido así".

Sánchez Garnica ha reiterado que el equipo ha sido formado "exclusivamente" por el propio Aliaga, que se trata de un equipo "renovado, que mezcla la juventud con la experiencia", que intenta guardar proporción entre las cuatro circunscripciones en las que se divide el PAR -las tres provincias más la capital-, que son personas respaldadas en sus respectivos territorio y "gente corriente, creíble y con compromiso", como había pedido el nuevo presidente.

Con los nuevos estatutos, ha proseguido, el PAR cambia "radicalmente" y se convierte en "ejemplo de regeneración y renovación", con una mayor vocación de participación de los militantes, un mayor control sobre los órganos ejecutivos y la limitación a dos mandatos tanto para cargos orgánicos como para cargos públicos, únicamente salvable con el permiso de la militancia.

Comentarios