17.500 razones

Cáritas ha vuelto a arrojar cifras, esas cifras que nos empujan de repente a la realidad y hacen que nos demos de bruces con esa VERDAD con mayúsculas. La que nos reclama, nos tira de la manga y se pone delante para hacerse visible.

17.500 personas de las diócesis de Huesca se encuentran en situación de riesgo de pobreza.

Quite la frialdad de los números y quédese con el dato de que seres humanos con los que a diario se cruza en la calle de cualquier pueblo tienen problemas para cubrir sus necesidades básicas.

Quite el concepto "necesidades básicas" y tradúzcalo en que esas personas no llegan a fin de mes.

Quite la expresión "no llegar a fin de mes" y es entonces cuando la realidad aparece en toda su crudeza: llegan a su casa y el interruptor de la luz está de mas, no hay suministro eléctrico; la despensa ha dejado de serlo porque una comida al día es lo único que ve pasar...de lejos y cualquier día de estos se ven en el rellano con sus mínimas posesiones porque 270 euros mensuales ya no dan para nada.

Ahora que hay tantas cosas por estrenar, habrá que recordar que las 17.500 razones son tan reales como la fiesta taurina, las mairalesas o la peatonalización ...igual de reales pero mucho más imprescindibles.

Porque prescindibles hay cientos de cosas en una ciudad. Los seres humanos somos imprescindibles. A los que están sufriendo porque el ritmo de la sociedad , las malas políticas, o la avaricia ajena les han dejado atrás, hay que tenderles la mano. Y hacerlo de una vez por todas. Todo lo demás puede esperar.

Cáritas nos ha vuelto a sacar los colores.

Siempre las personas primero.

Cristina Pérez Diego

Comentarios