Teatro para un solo espectador, un peculiar laberinto y un espectáculo musical han llenado de imaginación las calles de Binéfar

Este domingo finaliza Imaginaria en Binéfar. Los actos comenzarán a las 10.30 con una chocolatada para coger fuerzas y justo después a las 11 comenzará el viaje al país de Babia con el pasacalles de Los Titiriteros de Binéfar.

Para los valientes ‘El viaje’ de Tombs Creatius estará de nuevo instalado en los bajos del Ayuntamiento de Binéfar durante todo el día y ‘La ferieta pirata’ de PAI también tendrá su instalación de juegos durante todo el día en la plaza de España.

A las 13 horas los artistas de Petit Pop ofrecerán un divertido concierto familiar dirigido a un público sin límite de edad, con canciones de su disco ‘No nos da pereza la naturaleza’.

Por la tarde a las 18.30 horas en el Teatro Los Titiriteros de Binéfar los vascos de Teatro Paraíso representarán su obra ‘Pulgarcito’. Esta compañía, con más de 35 años de existencia, cuenta con un Premio Nacional de Teatro para la Infancia y la Juventud.

A las 20 horas el salón de la A. C. R. Binéfar 77 será el escenario para la obra ‘Coró Cocó’ de PAI, y para cerrar la semana de Imaginaria llegará a las 22 horas ‘Marabunta’ de Guillem Albà.

El Festival Imaginaria afronta su recta final con un fin de semana plagado de actividades en torno a los títeres y la imagen en movimiento. El sábado comenzaba con un peculiar laberinto instalado en la plaza de España, y también una instalación muy particular, se trata de la caravana de Tombs Creatius, que bajo el nombre de ‘El viaje’, ofrece en su interior teatro para un solo espectador. ‘El viaje’ estará también durante todo el domingo para que nadie se quede sin vivir esta experiencia sensorial.

Los más pequeños han disfrutado ya del espectáculo musical de los gallegos Magín Blanco, que a través de divertidas canciones han contado la historia de ‘La niña y el grillo’. Por la tarde llegaba el turno de los títeres con la compañía andaluza Etcétera, los castellanoleoneses Teatro Mutis y los baleares de Disset Teatre, tres compañías que contaban tres historias para todos los públicos a través de tres técnicas diferentes.

Los primeros, Etcétera, representaban ‘El alma del pueblo’ en el Teatro Los Titiriteros de Binéfar, un espectáculo de especial sensibilidad y lleno de poesía donde se habla, con un lenguaje adaptado a los más pequeños, del clima, la vegetación, los regímenes políticos, las religiones, la comida, los instrumentos, las vestimentas y otras circunstancias y objetos con los que convive el ser humano. Esta compañía, venida de Granada, realiza una concienzuda búsqueda cada vez que crea un espectáculo, por eso fue reconocida el año pasado con el Premio Nacional de Teatro para la Infancia y la Juventud.

Teatro Mutis traía a sus títeres de gran formato de Castilla y León para contar, en la plaza Padre Llanas, la historia de unas brujas que están muy cerca de las brujas de la historia, es decir, aquellas mujeres pobres que se salían de los cánones de su tiempo, que fueron injustamente perseguidas y acusadas, víctimas de la ignorancia y la superstición. Pues no son ni crueles, ni malvadas ni comen niños como las que estamos acostumbrados a ver en la mayoría de los cuentos.

Disset Teatre contaba a través de su obra de teatro de objetos y actrices, la historia de ‘Las hadas de la Bella Durmiente’. Una versión desconocida de cómo se pinchó la Bella Durmiente, un espectáculo apto para mayores, medianos y pequeños que recibió, entre otros, el Premio al mejor espectáculo de Títeres y Objetos en la feria FETEN en 2011.

La noche del sábado estaba marcada por la música, primero a las 22.30 h. será el turno de Mamut Cinema, que pondrá música en directo a las películas del turolense Segundo de Chomón, uno de los pioneros del cine mudo y técnico de trucajes y que suele compararse con Méliès por su calidad técnica y su creatividad.

Y justo después actuaban los aragoneses The Faith Keepers en un nuevo escenario que se ha abierto para esta tercera edición de Imaginaria. Se trata del corral de Casa Coll, una casa particular donde vivió el erudito binefarense Benito Coll, abogado y filólogo aragonés que fue muy apreciado por Menéndez Pidal, y que dejó inédito un material muy apreciable sobre voces aragonesas, especialmente literanas, y que acogerá los ritmos del soul, el funk y el bugalú de The Faith Keepers.

Comentarios