La Feria de la cereza de Bolea vende 7.700 kilos de este producto

feria de la cereza bolea

La Feria de la Cereza de Bolea tenía lugar este domingo con este fruto como protagonista. Practicamente se ha vendido todo lo que traían los productores en sus puestos, unos 7.700 kilos de cereza de Bolea. El programa A Vivir Huesca dirigido y presentado por Cristina Pérez, se ha encargado de trasladar todo lo que sucede en esta localidad que cada año se vuelca con su producto más famoso. Las expectativas son vender miles de kilos a los miles de visitantes que acuden. Son 60 hectáreas en la localidad, con una producción artesanal que lo hace único. El balance ha sido muy positivo.

Bibi Sanvicente, miembro de la organización y del tejido asociativo de mujeres de La Sotonera, era la encargada este año del pregón inaugural. Entre sus emocionantes palabras, "tengo sangre de cereza", "me casé con las cerezas", y "yo no vivo en Bolea, Bolea vive en mi". También decía que desde que llegó a Bolea se enamoró de sus cerezos, de ese producto, y de sus gentes.

La primavera ha sido adversa, de algunas variedades hay menos cantidad, por el calor y la escasa lluvia, pero se calculan 240.000 kilos de cosecha, por lo que se considera bueno el año.

El color rojo teñía la Plaza Mayor de Bolea. Este año con nuevo alcalde, Pedro Bergua, que alababa el buen funcionamiento de la feria, el deseo de que se impliquen todos los productores, y mantener este formato para que no les desborde y siga siendo un éxito. Económicamente buscar nuevos mercados para seguir llevando la cereza a diferentes partes del mundo.

La Villa quería mostrar otros atractivos por lo que tuvo abiertas las puertas de la Coelgiata, el Museo Etnológico, la Iglesia de Santo Tomás o sus ermitas. No solo Bolea sino también el resto de localidades del municipio como Aniés, Puibolea, Lierta, Esquedas, Quinzano o Plasencia del Monte, se sumaban a la oferta aprovechando el escaparate que les brinda la Feria de las Cerezas. La música a la feria la pusieron Olga y los Ministriles.

Por el programa A Vivir Huesca pasaban además otros invitados. Salvador Aragón, de Events El Cobertizo, que realizaban diferentes tapas, como un pinchito de langostino con cereza. También Javier Abadía, de Adheso, hablaba de los proyectos de dinamización del territorio. Creaciones Casbas o el Restaurante Casa Rufino también pasaban por el programa.

Comentarios