Mindfulness para sentirse mejor, en el Centro Ibercaja Huesca

El Centro Ibercaja Huesca ofrece una actividad para sentirse cada día mejor. Está dirigida a todas las personas interesadas en relacionarse con sus pensamientos y con los demás desde una postura más flexible, más amplia y consciente. Al igual que se puede mejorar la forma física mediante el ejercicio regular, la atención plena puede desarrollarse mediante prácticas mentales adecuadas.

Mindfulness, es una palabra inglesa que se ha traducido al castellano como “atención plena” o “conciencia plena”. «Estar atento» implica que uno se concentra en la tarea que está realizando en ese momento, sin que la mente divague sobre el futuro o el pasado y sin sensación de apego o rechazo. Así encontramos una verdadera aceptación de la experiencia. Este estado especial de consciencia, conocido por todas las culturas tradicionales, puede entrenarse y, generalmente, se asocia a una sensación de bienestar y plenitud. En el polo opuesto estaríamos haciendo algo con el piloto automático conectado, sin darnos cuenta de qué ni de cómo funcionamos, con descuidos hacia nosotros mismos, que a menudo nos producen insatisfacción y, en algunos casos, enfermedades.

Para hacer este taller no es necesaria experiencia previa. Del el 7 al 9 de julio de 2015, de 17.30 a 20.30 horas. Será impartido por José Javier Pedrosa, profesor de la Cátedra FREMAP, del master de PRL y del máster de Mindfulness de la Universidad de Zaragoza.

Es una técnica milenaria, sencilla, breve, fácil de aprender y aplicar, que puede practicarse tanto en grupo como individualmente y está dirigida a todas las personas que quieran utilizar la atención plena como herramienta para mejorar su salud física y psicológica. Practicando con constancia, conseguiremos integrarla poco a poco en nuestra vida cotidiana.

Estudios científicos han demostrado, que las prácticas de Mindfulness (‘mantener viva la propia conciencia focalizada en la realidad presente’) son eficaces para el tratamiento de los síntomas psicológicos y físicos, como el estrés y el estado de ánimo, los trastornos de ansiedad, la prevención de recaídas en la depresión, el dolor crónico y el quemado profesional (burnout).

Comentarios