Ruslán Ponomáriov, el campeón de Mundo más joven de ajedrez en Alcubierre

El IX Torneo Internacional de Ajedrez de Alcubierre contará en esta edición con un invitado muy especial como Ruslán Ponomáriov, cuarto campeón del mundo que pasa por Alcubierre. Se trata de un jugador que a los 18 años llegó a lo más alto del ajedrez mundial al derrotar a Vasily Ivanchuk en Moscú en el año 2002. En anteriores ediciones han protagonizado el evento jugadores tan importantes como Anatoly Karpov, Boris Spassky, Francisco Vallejo, Veselin Topalov, Ljubomir Ljubojevic, Jam Timman, Miguel Íllescas o Nigel Short, el pasado año.

Ruslán Ponomáriov dejó constancia en categorías inferiores de su talento ganando varios campeonatos del mundo y con tan sólo 12 años, el europeo sub 18. Con 14 años fue el Gran Maestro más joven de la historia, superando los registros de precocidad de Bobby Fischer y Judit Polgar.

En opinión de Leontxo García, periodista especializado en ajedrez, el Torneo de Alcubierre ha sido pionero al conjugar el fomento del ajedrez entre los aficionados y la participación de figuras de prestigio internacional, “todo ello a lo largo de nueve ediciones de una alta calidad”. En este sentido, el periodista ha recordado que el pasado mes de febrero el Congreso aprobó por unanimidad introducir el ajedrez como asignatura en los colegios dentro del horario lectivo. Para Leontxo García, “el ajedrez educativo enseña a pensar y se utiliza como herramienta pedagógica y este tipo de ajedrez tiene vasos comunicantes con el deportivo”.

El diputado provincial Armando Borraz ha reiterado el apoyo de la DPH a esta iniciativa y ha destacado la importancia de ligar el nombre de Alcubierre a un torneo internacional de estas características. Un apoyo que ha agradecido el alcalde de Alcubierre, al tiempo que ha recordado el espíritu del certamen, que pretende “acercar la base del ajedrez a la élite de este deporte, con especial hincapié en los niños y jóvenes, para quienes conocer a figuras del ajedrez es un aliciente añadido, porque son un referente, y todo junto se traduce en una jornada muy ilusionante”. Por su parte, Asun Gracia, secretaria de la Federación Aragonesa de Ajedrez, ha destacado que “el torneo es valedero para el circuito aragonés y todos nuestros titulados vienen a jugar a Alcubierre, porque se ha consolidado como una cita indispensable”.

El Torneo Internacional de Ajedrez de Alcubierre se disputará por sistema suizo a nueve rondas, en la modalidad de partidas de 15 minutos, más 3 segundos por jugada. Comenzará el próximo 18 de julio a las 10 horas y a las 20 horas será clausurado por Ruslan Ponomariov. La fecha límite de inscripción es el próximo día 17 de julio. La cuota asciende a 15 euros e incluye comida y desplazamiento en autobús desde Zaragoza (salida 8.45 horas desde Plaza Paraíso). Las inscripciones pueden realizarse en la Federación Aragonesa de Ajedrez, tfno. 628488315 o ajedrezenalcubierre@yahoo.es

Los premios serán los siguientes: Clasificación

absoluta:

1º 500 € y trofeo 6º 90 €

2º 250 € y trofeo 7º 80 €

3º 150 € y trofeo 8º 70 €

4º 125 € 9º 60 €

5º 100 € 10º 50 €

Mejor jugador oscense

1º 50 € y trofeo

2º 30 € y trofeo

3º 20 € y trofeo

Mejor jugador aragonés

1º 50 € y trofeo

2º 30 € y trofeo

3º 20 € y trofeo

Mejor jugadora femenina

1º Trofeo

Mejor jugador de Alcubierre

1º Trofeo 2º Trofeo 3º Trofeo

Elo entre 2200 y 1950

1º 50 € y trofeo 2º 30 € 3º 20 €

Elo entre 1950 y 1700

1º 50 € y trofeo 2º 30 € 3º 20 €

Elo menor de 1700

1º 50 € y trofeo 2º 30 € 3º 20 €

Por otro lado, la exhibición de partidas simultáneas con Ruslan Ponomariov tendrá lugar el domingo, día 19 de julio, a las 18.00 horas. El IX Torneo Internacional de Alcubierre está organizado por el Ayuntamiento de Alcubierre y patrocinado por la Diputación de Huesca, con la colaboración de la Comarca de Los Monegros, Ibercaja y

la Federación Aragonesa de Ajedrez.

PERFIL DE RUSLAN PONOMARIOV

A los 14 años, fue el gran maestro más joven de la historia. A los 18, el campeón del mundo más joven de todos los tiempos, destrozando la marca de Gari Kaspárov (22). El estilo de Ruslán Ponomáriov recuerda mucho al de Anatoli Kárpov en su juventud: siempre sereno, gélido, extrayendo la esencia de cada posición. Habla poco, pero claro: “No juego el Mundial juvenil porque quiero ser campeón absoluto”, dijo a los 16 años. A los 22 su carrera estaba ya consolidada. Hoy, a los 31, sigue en la élite, con menos ambición, pero disfrutando mucho de su profesión.

Nacido en Gorlovka y residente en Kramatorsk, su padre le enseñó a jugar a los 7 años: “De más pequeño jugaba a los soldaditos, con romanos o indios. Hasta que descubrí el ajedrez. Primero fue interés; luego, fascinación, hasta que se convirtió en una droga para mí”. Logró las medallas de bronce y oro en el Mundial sub-12 de 1994 y 1995 (con 10 y 11 años, respectivamente), y asombró en las dos temporadas siguientes: campeón de Europa sub-18 en 1996, ¡a los 12 años!, y del mundo en 1997.

Ese mismo año causó asombro en los torneos de Pamplona y Guardamar de Segura (Alicante). En 1998 debutó con la selección absoluta de su país: siete puntos de nueve

posibles en la Olimpiada de ajedrez de Elistá (Rusia). Poco después recibió una propuesta para mudarse a España y cambiar de nacionalidad. Tras algunas dudas la rechazó; además de los sentimentales, tenía motivos prácticos: el ajedrez era –y es- muy popular en Ucrania. Sin embargo, tuvo varios roces con el Gobierno de su país cuando ya era una estrella, porque su salario mensual como deportista de élite era inferior al que cobraban los medallistas olímpicos, porque sus honorarios en los torneos eran inferiores a los jugadores extranjeros… Pero, a pesar de estar casado con una española, Ponomáriov sigue jugando con la selección de su país.

De carácter sencillo, culto, sensato y amable, admite la similitud con Kárpov, pero inmediatamente puntualiza: “Me entrené con él cuando era muy joven. Aunque me halaga la comparación, siempre he querido tener mi propio estilo”. Esa enorme profundidad estratégica que le inculcó el excampeón aceleró sin duda su carrera meteórica hasta que ganó el Campeonato del Mundo 2002 tras un dramático duelo final frente a su compatriota Vasili Ivanchuk.

El siguiente paso era poner en juego su título frente a Kaspárov, en 2003. Y de hecho las negociaciones parecían cerradas, pero el duelo se canceló en el último minuto por razones que aún no se han aclarado del todo. La Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) alegó que Ponomáriov sobrepasó la fecha límite para firmar el contrato, pero las diferencias entre ambas partes en ese momento eran nimias, lo que hace sospechar que había algún otro motivo.

Ya fuera por esa decepción, porque había llegado a la cumbre demasiado joven, o por ambas cosas a la vez, Ponomáriov adoptó un perfil bajo, jugando menos torneos que el resto de la élite, tras perder el título en 2004. Pero sus resultados siguen siendo buenos, y se entrena todos los días. Parte de su trabajo consiste en jugar partidas a través de Internet con ayuda de computadoras, en búsqueda de la perfección: delega el cálculo bruto en la máquina y él se centra en las ideas estratégicas y la creatividad.

En la vida de Ponomáriov hay mucho más que ajedrez. Muy culto, disfruta de la música, la literatura, los deportes, la buena mesa y el cine. Su director favorito es Woody Allen, con quien coincide en un elemento de su carácter: no habla mucho si no

se le pregunta, pero siempre dice cosas muy interesantes.

Comentarios