Unos 52 niños participan en las colonias urbanas de verano de Cáritas

colonias urbanas cáritas

Más de 50 niños y niñas de diferentes nacionalidades, de entre 6 y 12 años, participan estos días en las colonias urbanas de verano, que organiza Cáritas Diocesana de Huesca cada año al concluir el curso escolar. Un total de 28 monitores de tiempo libre acompañan, ayudan y entretienen a estos chavales durante cada jornada.

Las colonias comenzaron el pasado miércoles 24 de junio. El horario habitual de las colonias, salvo excepciones condicionadas a las necesidades de cada actividad, es de 10 a 13 horas. La programación comienza cada día con una hora de apoyo escolar donde los monitores les ayudan a hacer los deberes de verano o a repasar aquellas materias con las que tienen más dificultades. Además, en ese espacio de estudio, este año, según explica Antonio Biescas, responsable del proyecto de Apoyo Escolar a menores de Cáritas Huesca, “como novedad cada niño va a elaborar un diario personal, en el que explican lo que han hecho el día anterior”. Así, se trabaja al mismo tiempo “la escritura, la redacción, la lectura, la expresión oral y la creatividad”, apunta Biescas.

Una vez concluido el estudio, los niños almuerzan y disfrutan de su tiempo libre durante una media hora y posteriormente, se inician las actividades previstas para esa jornada. Generalmente, los 52 chavales se distribuyen en seis grupos para realizar las actividades, aunque según las características de la misma, puede variar el número. De cualquier manera, los monitores intentan que los niños estén todos juntos el mayor tiempo posible.

La programación es muy diversa, se realizan juegos deportivos y de agua, talleres (cocina, dibujo…), excursiones y visitas a exposiciones. También está previsto que acudan a la piscina dos días, que realicen una excursión de un día completo, aunque todavía no está definido el destino, y como es habitual, celebrarán una convivencia, de dos o tres días, en Anzánigo.

Este viernes 26, los niños, acompañados de sus monitores, realizaban la primera excursión de estas colonias a las Fuentes de Marcelo, donde, además de aprender, están en continuo contacto con la naturaleza.

Comentarios