Un rescate de más de ocho horas y dos helicópteros

rescate

Un aviso al 062 puso en marcha al Equipo de Rescate e Intervención en Montaña de Panticosa en la jornada del sábado. Eran las 10 de la mañana y los trabajos se prolongaron hasta cerca de las ocho de la tarde. Un montañero herido en la cresta Costerillou en la zona del Balaitus (Panticosa) había sufrido una caida. Otro rescate se producia en la zona del Lago Helado con el resultado de una persona indispuesta que era trasdalada al centro de salud de Ainsa. El domingo por la mañana trasladaban desde el refugio de Bachimañana a otro montañero, con un posible esguince de rodilla.

Un helicóptero de la Unidad Aérea de Huesca, EREIM de Panticosa y médico del 061, se desplazaban pasadas las diez de la mañana hasta el lugar donde un montañero catalán de 42 años había sufrido una caida. El montañero se encontraba en una repisa de la cresta de Costerillou en la zona del Balaitus en Panticosa, un lugar de difícil acceso. Ante la dificultad, el helicóptero dejaba a los especialistas en una zona próxima al accidentado y volvía a Panticosa para recoger a más agentes y material específico de escalada.

El equipo tuvo que realizar agujeros con taladro en piedras para poder acercarse , empleando más de 200 metros de cuerda ya que, como se aprecia en la fotografía, el terreno era un nevero con fuerte pendiente y numerosas grietas.

Además del herido, los agentes tuvieron que rescatar al compañero del accidentado que se encontraba en una zona donde no podía progresar por sus propios medios.

Debido a las dificultades de acceso se dirgiía al lugar el helicópetro con base en Benasque para colaborar en las labores de evacuación.

El herido era trasladado al Hospital de San Jorge de Huesca.

Por otra parte, también el sábado, se procedía a otro rescate en la zona del Lago Helado (Ordesa y Monte Perdido) a otro montañero que se encontraba indispuesto.

Comentarios