MANIFIESTO DÍA DEL ORGULLO 28J HUESCA

LOS DERECHOS SON NUESTRO ORGULLO

¿Por qué estamos hoy aquí? 

La Coordinadora "Día del Orgullo: 28J Huesca" nace con la intención de seguir luchando por una Huesca más inclusiva y menos intolerante con los diferentes colectivos LGTBI+

Porque queremos una sociedad más libre donde se visibilice la diversidad y quepamos todas las personas en igualdad de condiciones, sin discriminaciones de ningún ti tampoco por nuestra orientación sexual o nuestra identidad de género.

 Estamos aquí gracias a personas que estuvieron antes y que con su lucha consiguieron cambios importantes en relación a la visibilidad y los derechos de gays, lesbianas, bisexuales, intersexuales o transexuales, como Pedro Zerolo, recientemente fallecido y a quien este año se recordará en todas las concentraciones y manifestaciones del Orgullo de nuestro país.

Como él mismo decía: la lucha siempre continúa. 

Este año, queremos reivindicar la importancia de seguir avanzando en el reconocimiento de nuestros derechos, así como en la exigencia de que se persigan todas las agresiones y delitos de odio hacia los colectivos LGTBI+.

 

  La  LGTBI+fobia se manifiesta a través de muchas formas, desde comentarios a agresiones. Y se da en todos los ámbitos de la sociedad. En el ámbito laboral es habitual que  trabajadores y trabajadoras tengan miedo a manifestar su identidad de género u orientación sexual por las posibles consecuencias que puedan sufrir. Ello se traduce en situaciones de discriminación directa o indirectas y que afectan de manera negativa a sus condiciones laborales o a su estabilidad en el empleo. En el ámbito educativo es absolutamente imprescindible que el profesorado esté formado para una educación igualitaria y respetuosa con la diversidad de opciones identitarias y afectivo-sexuales.

En relación con las personas transexuales, se hace necesario, homogeneizar los procesos de transexualización en el ámbito sanitario, ya que existen considerables diferencias por comunidades autonómas, generando importantes situaciones de desigualdad. Por todo ello, debemos seguir trabajando porque la diversidad sexual y la identidad de género sea un hecho visible y respetado en el ámbito laboral y debemos seguir exigiendo introducir en los convenios colectivos cláusulas que impidan la discriminación laboral por diversidad sexual e identidad de género.

También estamos aquí por  la infancia, por los y las  adolescentes y por los y las que aún no han nacido. Por ellos y ellas  tenemos que luchar para una sociedad mejor. Porque la diversidad es la pasión por la igualdad y la libertad.

Porque hay que recordar que hay acoso,  que hay suicidios de adolescentes, depresiones, trastornos…de personas a las que no se deja vivir libremente su identidad, o su orientación sexual.

Queremos un gran espacio de amor y convivencia, para nosotros  y nosotras y para toda la sociedad.

 

Hace diez años los movimientos por la diversidad sexual consiguieron que en el Estado español dejara de discriminarse legalmente a las personas por su orientación sexual ante el matrimonio. Ese logro no era el final de nada, sino el mínimo punto de partida exigible en una sociedad que se respete a sí misma.

 

Y en 2006 se proclamó la ley de transexualidad que permitía a las personas transexuales cambiar su nombre y su sexo en los documentos oficiales. En algunas comunidades autónomas también están cubiertas por el sistema sanitario público las operaciones de reasignación de género.

 

No obstante aún queda mucho camino por recorrer, especialmente para los y las  menores, ya que estas leyes sólo contemplan la transexualidad en personas mayores de edad, olvidándose de que transexual se nace y de que todas las personas transexuales tienen infancia. Una infancia en la que ven vulnerado dos derechos fundamentales del menor: el de que su interés prevalezca sobre todas las cosas, y el derecho a su identidad.

 

Pedimos para nuestros y nuestras  menores transexuales:

La despatologización de su transexualidad.

Una ley que contemple el derecho a su propia identidad y que les dé también derecho a:

La posibilidad de registrarse con el nombre y el género que sienten como suyos, y sin necesidad de informes psiquiátricos.

La existencia de protocolos de actuación para actuar  en el ámbito familiar, educativo y sanitario.

La atención sanitaria gratuita que contemple la administración de bloqueadores  en la etapa pre- puberal y de hormonación cruzada antes de los dieciséis años.

La persecución de la transfobia en todos los ámbitos.

La formación de los profesionales que atienden a menores: pediatras, endocrinos, maestros, orientadores, trabajadores sociales, representantes judiciales etc. para afrontar y defender la diversidad como el valor que es y la riqueza que comprende.

 

Y para conseguir esos derechos no vamos a esperar a nada, ni vamos a descansar, ni a cejar en nuestro empeño y seguiremos manifestándonos para reivindicarlos, pues no son más que derechos elementales de cualquier ser humano.

 

Así que en  Huesca, Zaragoza, en Aragón, y muy pronto en Madrid, vamos a exigir en todos los ámbitos normas y leyes, pero también protocolos y actuaciones explícitas e integrales sobre la transexualidad, que reconozcan la libre identidad sexual de todas las personas y que garanticen los recursos precisos para su salud y para un entorno educativo y laboral que las respete. Exigimos también leyes contundentes contra la transfobia, lesbofobia, homofobia, bifobia y homofamilifobia, que no son sino atentados contra los derechos humanos fundamentales.

 

Exigimos que se deje de ver, de una vez,  la diversidad de orientaciones e identidades sexuales como un problema  y que se entienda que  el problema real  es la discriminación y la ceguera de las administraciones y de algunos sectores de la población frente a esta diversidad que, aunque les pese a algunos, existe y es real. Y es por eso que  vamos a exigir también la formación de todas las personas que trabajan en el sector público –como el de la salud, de la educación, de la acción social, de la justicia-, para que sean ejemplares en el respeto a toda la diversidad sexual  y vamos a exigir también que se tenga en cuenta esta formación en todas  las  políticas en las que las administraciones tengan un papel activo (en ello.)

 

Que nadie piense que va a ser fácil, aunque debería serlo. Pero estaremos ahí para empujar esos cambios, porque ESE ES NUESTRO ORGULLO:

 

HECHOS ADEMAS DE LEYES PARA LA IGUALDAD DE DERECHOS

Por una ley integral de transexualidad

Por leyes y actuaciones contra la transfobia, la lesbofobia y la homofobia.

Una vez más: Los Derechos son nuestro Orgullo.

Coordinadora “Día del Orgullo: 28J Huesca”.

Comentarios